viernes, 22 enero 2021
17:51
, última actualización
Local

Cada vez más gente ya no cree en este proyecto

Partido infame el que brindó el Sevilla en la víspera de Reyes a su hinchada, que lo despidió con una pañolada como hacía años que no se veía por el Ramón Sánchez Pizjuán, quizá desde la que se llevó el mismísimo Juande Ramos tras un 1-1 idéntico ante el Espanyol en octubre de 2005...

el 15 sep 2009 / 20:44 h.

Partido infame el que brindó el Sevilla en la víspera de Reyes a su hinchada, que lo despidió con una pañolada como hacía años que no se veía por el Ramón Sánchez Pizjuán, quizá desde la que se llevó el mismísimo Juande Ramos tras un 1-1 idéntico ante el Espanyol en octubre de 2005.

El año empieza como acabó el anterior: con un juego pobrísimo y un triste empate ante uno de los colistas, que no hace más que avivar el desánimo reinante entre gran parte de la afición, pese a estar cumpliéndose el 'objetivo' de agarrar una plaza para la Liga de Campeones.

El desastre uefo en Génova abrió la caja de los truenos en vísperas de las fiestas navideñas y el espectáculo brindado en los dos posteriores compromisos ante Mallorca y Osasuna ha colmado la paciencia de muchos, cada vez más, que ya no creen a pies juntillas en este proyecto y ayer lo airearon públicamente y con respeto: con pañuelos al acabar el partido. El triple duelo de Copa y Liga ante el Deportivo -ojo, el equipo más en forma de la Liga tras el Barça- cobra ahora una trascendencia especial y debe servir para resolver muchas dudas ahora existentes.

  • 1