miércoles, 25 noviembre 2020
12:28
, última actualización
Local

Comemos peor de lo que decimos

Creerse al pie de la letra lo que dice un informe basado en encuestas no es recomendable y más si éste habla sobre nuestros hábitos alimenticios. Decimos que comemos más sano, pero la realidad es que los médicos alertan de que el número de obesos crece a un ritmo más que preocupante.

el 15 sep 2009 / 20:45 h.

TAGS:

Creerse al pie de la letra lo que dice un informe basado en encuestas no es recomendable y más si éste habla sobre nuestros hábitos alimenticios. Decimos que comemos más sano, pero la realidad es que los médicos alertan de que el número de obesos crece a un ritmo más que preocupante.

En los últimos años los hábitos alimenticios de los españoles se han mantenido bastante estables, aunque, según un estudio de la Empresa Nacional Mercasa, publicado en su revista Distribución y Consumo, ha aumentado el consumo de frutas y verduras en un 49,5% y de pescado en un 42,2%, mientras que disminuye la ingestión de bebidas alcohólicas en un 42,5% y de alimentos precocinados en otro 37,8%.

Es decir, en teoría, los españoles o al menos las 2.001 personas encuestadas por teléfono para realizar este informe, comen alimentos mucho más saludables que hace unos años. Sin embargo, los expertos en dietética están continuamente lanzando mensajes en los que advierten de que cada vez hay más personas con sobrepeso y obesas y aconsejan mejores hábitos alimenticios para controlar los kilos.

El endocrino Antonio Escribano cree que los ciudadanos cuando contestan a una encuesta les gusta quedar bien y por eso declaran que comen mucha fruta y verdura y pocos precocinados y alcohol, cuando, según manifiesta, "la alimentación cada vez es peor. Se toman muchas grasas saturadas, dulces, bebidas azucaradas y alcohol, que engorda una barbaridad".

A ello, apostilla, que en este tipo de informes no se pregunta cuánta fruta y verdura se come al día, "porque hay personas que pueden entender que dos manzanas al mes es ingerir mucha fruta, cuando lo ideal es comer de cuatro a cinco piezas al día".

Lo más preocupante para este especialista son los niños y los adolescentes, que son los más reacios a los alimentos sanos y son a los que más les gusta la comida precocinada.

De hecho, según el informe de Mercasa, el 81,9% de los encuestados niegan que hayan eliminado de su dieta la ingesta de algún alimento. Los que reconocen que siguen alguna dieta específica es fundamentalmente por prescripción médica o por cuestiones de salud. Sólo los más jóvenes admiten que ponen algún tipo de limitación en su dieta diaria por cuestiones de estética.

A pesar de que los encuestados dicen que ingieren alimentos más sanos que hace años, coinciden con el doctor Escribano al reconocer que ahora se come peor que antes. Esta afirmación la hace el 44,4% de las personas consultadas, fundamentalmente las mujeres. Esta aseveración se fundamenta en que los encuestados entienden que ahora en la elaboración de los productos se emplea menos tiempo y se ha incrementado el consumo de productos industrializados.

Sin embargo, los encuestados, aunque reconocen carencias en su dieta diaria, estiman que sus hábitos alimenticios son los correctos. Esta visión, no obstante, varía según las edades, los más jóvenes, los que tienen entre 18 y 35 años, son los que reconocen en mayor medida que podrían llevar una alimentación más saludable.

Comida europea. El estudio de Mercasa también ahonda en la opinión que tienen los españoles sobre la comida europea. La mayoría de los 2001 consultados consideran que en España se come mejor en otros países europeos. Esta afirmación se sustenta en que los ciudadanos piensan que la dieta mediterránea es más saludable y que en España la calidad de los productos es mucho mejor que en otros países, a lo que se suma que piensan que en España se preparan más comidas caseras.

Todos estos aparentes buenos hábitos alimenticios que se siguen en España tienen poco o nada que ver con la publicidad que se realiza en los medios de comunicación para seguir dietas equilibradas. El 49,5% de los consultados valoran de forma negativa la información que facilita sobre la alimentación.

Eso sí, se coma bien, mal o regular las mujeres siguen siendo las reinas de la cocina. Son las que fundamentalmente se encargan de esta tarea en el hogar.

  • 1