martes, 18 febrero 2020
10:57
, última actualización
Local

Familias del Polígono Sur aprenderán rutinas domésticas

Por L. Blanco y M. J. Fernández. Cinco equipos de calle trabajarán un año con 102 familias en exclusión inculcando hábitos del día a día.

el 02 sep 2014 / 18:09 h.

fiesta nosotros tambien somos poligono Actividades lúdicas organizadas en el bulevar Avenida de la Paz por la Plataforma Nosotros también somos Sevilla. Foto: Juanma Rodríguez Hacer un presupuesto doméstico y planificar las compras;distribuir adecuadamente el espacio de la casa cuidando los enseres y repartiendo tareas domésticas; establecer una rutina horaria;adoptar hábitos de higiene personal, alimentación saludable y conducta cívica en el exterior;aprender a realizar trámites administrativos, redactar un currículum o responder a una oferta de trabajo; o convertir en norma llevar a los niños al colegio y acudir a las correspondientes citas médicas. En definitiva, organizar el día a día de una vida que puede parecer normal en cualquier casa pero que para determinadas familias del Polígono Sur no resulta nada fácil porque carecen de herramientas para ello. Ayudarles en ese camino a al menos 102 de estas familias será el objetivo de los cinco equipos de calle que durante un año trabajarán de forma personalizada con ellas, con un trabajo y seguimiento continuo, dentro del nuevo programa que el Ayuntamiento impulsará en el marco del Plan Urban del Polígono Sur. La convocatoria para las entidades que quieran encargarse de poner en marcha este programa fue publicada ayer en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), con un presupuesto de ejecución de 462.735 euros hasta 2015 y un plazo para presentarse de 26 días desde la publicación. El nuevo servicio de integración social e igualdad de oportunidades en el Polígono Sur no solo trabajará con 102 familias seleccionadas en función de las valoraciones técnicas del equipo del Centro de Servicios Sociales del barrio, sino que también trabajará a nivel grupal con veinte bloques de las barriadas Murillo y Martínez Montañés y a nivel comunitario, fomentando actividades colectivas socioculturales y la interacción y participación vecinal, en al menos el 25 por ciento de los jóvenes de entre 12 y 21 años. Requisitos. El pliego de condiciones exige que las entidades que opten a desarrollar este programa tengan un local en el que puedan trabajar en el barrio y cuenten con un equipo de profesionales con al menos dos años de experiencia en el trabajo con población en situación de exclusión social. El equipo de trabajo deberá contar con un coordinador –psicólogo, pedagogo o trabajador social–, dos subcoordinadores (uno de ellos trabajador social y otro orientador laboral);y cinco equipos de calle que realizarán el trabajo diario con las familias seleccionadas cada uno de los cuales integrado por un educador social y dos monitores con titulación en animación sociocultural o inserción social;además de personal de apoyo. Son estos equipos los que se sentarán con las familias a hacer una tabla de ingresos y gastos, les acompañarán a hacer la compra en función de éstos, impondrán una rutina de limpieza e higiene que vigilarán o se asegurarán de que vayan al médico cuando les corresponde, llleven a los niños al colegio o sepan dónde y cómo buscar empleo. La entidad que resulte adjudicataria trabajará, no obstante, en permanente coordinación con el Centro de Servicios Sociales, que evaluará periódicamente el cumplimiento de objetivos en parte a raíz de los propios informes de seguimiento que los equipos de calle harán de las familias, que a su vez adquirirán un compromiso con el programa. La asociación deberá disponer de productos de limpieza doméstica e higiene personal con el que puedan enseñar a las familias a adquirir hábitos en ambos aspectos. Los profesionales de los equipos de calle irán identificados con chalecos o petos. A la hora de elegir a la entidad en cuestión, el Ayuntamiento tendrá en cuenta la propuesta económica y técnica así como la concreción de los objetivos a lograr y las actividades que desarrollará para alcanzarlos. El Consistorio defiende que la puesta en marcha de este tipo de intervención en el barrios es una antigua demanda de las asociaciones y vecinos del mismo que hasta ahora no se había podido materializar por problemas económicos pero que estaba diseñado en el plan Urban. Es cierto que quienes viven y trabajan en el Polígono Sur suelen señalar que el principal problema en las zonas más degradadas es una cuestión de educación cívica. La portavoz de la plataforma Nosotros También Somos Sevilla, Rosario García, insistió ayer en que hay que trabajar por que los residentes de la zona «cumplan todos las normas, como ocurre en el resto de Sevilla» y dejó claro que «no se trata de mediación porque no hay conflictos, sino de enseñar a las familias a ser responsables y asumir las normas que hay para una buena convivencia». Precisamente, el programa incidirá en aspectos como la organización doméstica y el cuidado personal pero también en el buen uso de los espacios públicos y los recursos existentes así como en promocionar la convivencia vecinal. No obstante, ante el anuncio de este nuevo programa, García se mostró ayer cauta y señaló que el jueves se reunirá la plataforma para analizarlo. Con todo, reclamó una reunión «urgente» con las tres administraciones implicadas en el Plan Integral del Polígono Sur –Gobierno central, Junta y Ayuntamiento– en la que se dé solución a todos los problemas, una petición lanzada ya en febrero y para la que siguen «esperando». Ya entonces, la presidenta de la asociación vecinal lanzó la propuesta de contabilizar las familias que se encuentran en una situación «marginal» para constatar la realidad del barrio, en el que con la crisis ««se ha agudizado la pobreza y la marginación social» , y concienciar de ello a la sociedad, ya que alertó de que incluso problemas de alimentación con niños que si no es en colegio no tendrían para comer.

  • 1