miércoles, 20 noviembre 2019
15:50
, última actualización
Local

Del cero al infinito

Ochocientos mil se ha convertido en España en una cifra mágica, como los trescientos de las termópilas, o los cuarenta que rodeaban a Alí Baba, o los doce que se unieron a Jesús. No dejaron de ser meros números que calificaban las acciones que desarrollaban sus líderes en cada momento.

el 15 sep 2009 / 22:22 h.

Ochocientos mil se ha convertido en España en una cifra mágica, como los trescientos de las termópilas, o los cuarenta que rodeaban a Alí Baba, o los doce que se unieron a Jesús. No dejaron de ser meros números que calificaban las acciones que desarrollaban sus líderes en cada momento.

Pasar de crear ochocientos mil empleos como promesa electoral, a terminar con más de ochocientos mil parados como realidad social, no deja de ser como pasar del cero al infinito, como pasar de un sueño a una pesadilla. Esa es la realidad que estamos viviendo ahora en Andalucía, para pesar de los andaluces en su mayoría, salvo aquellos que tienen la suerte de vivir de un trabajo público.

Al PP se le ha ocurrido protestar por esta situación en Málaga. Lo de Málaga no deja de ser geográficamente coyuntural, aunque sea la ciudad con más desempleo de las de España, lo mismo que lo de la manifestación del PP, que es fruto de la coyuntura: si no hubiera paro no habría manifestación contra el paro o a favor del empleo, como si no hubiera Picudo rojo no se fumigarían las palmeras o si no hubiese piojos no habría filvit.

No es habitual que el PP se manifieste contra el paro, pero tampoco es normal que los sindicatos acepten una realidad que llega a afectar a 850.000 personas, que son 850.000 tragedias diarias, de desazón, de no poder explicar en casa por qué en Andalucía no hay trabajo para todos, o hay menos trabajo que en otras tierras, o a lo peor tenemos que emigrar. ¿Emigrar? Andalucía está pasando del cero al infinito, con la misma intensidad con la que un día creyó en un propio futuro. Aunque quizás sería más real decir que está pasando del infinito de una ilusión colectiva al cero de un presente mortecino.

Que el PP proponga manifestarse en contra de esta situación es tan lícito como que los sindicatos lucharan a favor del empleo. También es tan exactamente difícil como que la propia Administración andaluza luchara contra la situación. Pero eso sería como pasar del cero al infinito en esta Andalucía que nos atenaza. Que nos ilusionaba. Que nos desemplea.

Consultor de comunicación. isidro@cuberos.com

  • 1