viernes, 18 octubre 2019
16:22
, última actualización
Local

El alcalde de La Lantejuela se encierra por los datos del paro

El pueblo de Lantejuela (3.800 habitantes) apostó todo al ladrillo y ha perdido: entre diciembre de 2007 y diciembre de 2008 el paro creció un 132%. Sus decenas de pymes esperan el embargo. El alcalde, encerrado en el ayuntamiento, es el primero de España que protesta así por la crisis.

el 15 sep 2009 / 22:10 h.

TAGS:

El pueblo de Lantejuela (3.800 habitantes) apostó todo al ladrillo y ha perdido: entre diciembre de 2007 y diciembre de 2008 el paro creció un 132%. Sus decenas de pymes esperan el embargo. El alcalde, encerrado en el ayuntamiento, es el primero de España que protesta así por la crisis.

Además, en el registro del Inem -334 desempleados el último diciembre en el pueblo- no están todos los que son, ya que excluye situaciones tan frecuentes en un pueblo de la Campiña como el régimen especial agrario.

De hecho, el alcalde, Juan Vega (IU), multiplica por tres la cifra de parados desde el salón de plenos donde duerme desde el día 3 junto con otros cuatro simpatizantes del Sindicato de Obreros del Campo (SOC). Protestan porque la crisis del ladrillo -el monocultivo que en la última década sustituyó al olivar en Lantejuela- está a punto de echar el cierre al propio pueblo. A falta de otro cálculo, el regidor estima que sobre el 80% de la población activa está en el paro.

"Los vecinos están dejando de pagar las hipotecas o son amenazados con cortes de luz por impago", explica el alcalde, que narra cómo este antiguo pueblo de jornaleros floreció en los años del boom de la construcción: abrieron decenas de pymes, casi todas con poco más de 10 trabajadores. La prosperidad de ayer mismo es hoy un callejón sin salida y, poco después de los primeros impagos de las promotoras a las empresas de construcción o de carpintería especializada de Lantejuela comenzaron los despidos. Y la cascada de regulaciones fue haciéndose más fuerte desde octubre de 2008. Y no ha parado.

Así, cerca de la mayor empresa de la localidad, Andaluza de Laminados, los vecinos comentan que pronto adelgazará -"de nuevo"- su plantilla, que hace poco era de 200 personas. Otras firmas más pequeñas se han quedado sólo con el dueño y sus hijos.

El Ayuntamiento, que hasta 2007 ingresaba entre 8.000 y 10.000 euros al mes por licencias de obra, ha perdido su única fuente solvente de ingresos "mientras que cada día unas 25 personas me pide trabajo", se lamenta el alcalde. "Ahora llevamos cuatro meses sin la reforma de un solo cuarto de baño", detalla. Hace un año el Ayuntamiento creó sus últimos cuatro empleos, sendas plazas de auxiliar administrativo.

Y es más, los trabajadores que llevan más de tres años trabajando en la construcción -un 60% del total, de nuevo según cálculos municipales- no pueden volver al régimen agrario "por el famoso decretazo [la reforma del antiguo PER efectuada por el Gobierno de Aznar]".

Es el caso de José Romero, uno de los encerrados: "Llevo tres meses en el paro y me quedan sólo cuatro de subsidio. Como peón de albañil cobraba 300 euros a la semana y lo que percibo ahora es el 70%. Me pasé del campo a la construcción porque se ganaba mas [en el campo, 42 euros al día, cuando hay trabajo] y porque no faltaba el empleo: saltaba de obra a obra, era una cadena, todo el mundo hacía reformas en su casa, ni tenía siquiera que desplazarme a otra localidad como durante las campañas agrícolas".

Césped artificial. El poco trabajo que queda en Lantejuela son los restos de la actividad industrial de la construcción: talleres de herrería, de carpintería o de mármol donde ya se ha ido a la calle el 80% de sus plantillas. Y, durante alguna semana más, la recogida de la aceituna.

Con el encierro Vega pide una moratoria en los embargos, la apertura del grifo del crédito y que los ayuntamientos dispongan de las subvenciones "como veamos que generan más empleo". A este respecto explicó que el Ayuntamiento de Lantejuela cuanta con medio millón de euros de la Junta "que sólo se puede emplear en la construcción de un campo de fútbol de césped artificial, cuando tenemos uno de césped natural".

  • 1