domingo, 19 septiembre 2021
18:32
, última actualización
Local

El club cambia de opinión y dice Diego donde la plantilla dijo digo

La tensa relación existente entre el Real Betis y los medios sevillanos vivió ayer el primer capítulo de relajación en mucho tiempo. Sólo un día después del comunicado en que la plantilla, según aparecía firmado, pedía objetividad a la prensa, el club ha decidido dar un paso hacia la normalización.

 

el 15 sep 2009 / 19:29 h.

TAGS:

La tensa relación existente entre el Real Betis y los medios sevillanos vivió ayer el primer capítulo de relajación en mucho tiempo. Sólo un día después del comunicado en que la plantilla, según aparecía firmado, pedía objetividad a la prensa, el club ha decidido dar un paso hacia la normalización.

La sucesión de los hechos es cuanto menos curiosa. El miércoles de la semana pasada los medios plantan al gabinete de comunicación y deciden no asistir a la rueda de prensa de Iriney Santos. El viernes los capitanes, que se encontraban en las oficinas de Lopera, anuncian que harán un escrito para tratar de suavizar la relación con la prensa. El comunicado se publica el lunes en la página web de la entidad, rubricado por un general "la plantilla del Real Betis Balompié SAD", en el que, entre otras cosas, pedían apoyo y "objetividad" a la prensa, pero veían convenientes las diferentes medidas restrictivas que pesaban sobre los medios por parte del club que les paga. Entre ellas la prohibición tajante de hacer declaraciones a medios que no fueran los oficiales de la entidad verdiblanca. Una decisión que, al fin y al cabo, menoscaba la repercusión de los jugadores en la opinión pública, uno de los activos que más le interesa a un profesional del fútbol.

Sin embargo, ayer el club le dio la vuelta a la tortilla y anunció que piensa abrir, a partir de la semana que viene, la mano a los periodistas y que se retomarán las normas, en cuanto a declaraciones de los futbolistas, existentes en la temporada anterior. Por tanto, cada medio podrá pedir una entrevista semanal a un futbolista de la plantilla y las ruedas de prensa de los jugadores se ampliarán de una a dos. Se mantendrá, como siempre, la comparecencia previa a cada partido oficial del entrenador, con lo que las intervenciones en la sala de prensa que la entidad tiene en la ciudad deportiva se ampliarán en una más.

En cuanto a las acreditaciones otorgadas para asistir a los partidos no se ha dicho nada. A los medios escritos sólo les facilitan un pase de redactor y otro de fotógrafo, un número escaso a todas luces y que ya la semana pasada provocó las protestas de los periodistas onubenses que siguen al Recreativo de Huelva.

Aún así, las relativas facilidades dadas por el club a la prensa quedan bastante lejos de las de la mayoría de los clubes profesionales de nuestro fútbol. Sin ir más lejos, el Sevilla organiza una rueda de prensa de uno de sus profesionales en la práctica totalidad de los entrenamientos que realiza la primera plantilla. En cuanto a las acreditaciones, en la acera nervionense conceden tres para redactores, sin prejuicio de pedir pases semanales extraordinarios para cubrir encuentros de máximo interés.

LOS MOTIVOS.

El comunicado del lunes generó cierto malestar en varios de los miembros del consejo de administración del Real Betis, que leyeron la cartilla a los responsables en materia de comunicación. Por lo tanto el club, mediante su director de comunicación, se ha apresurado a rectificar a los integrantes de la plantilla heliopolitana.

La decisión, tomada como no por Manuel Ruiz de Lopera, obedece, según aclaró al entidad de La Palmera, a varios motivos. En el club entienden que la polémica con los periodistas no beneficia en nada al ya de por sí viciado ambiente que vive la entidad desde hace tiempo, por lo que con esta medida pretenden que se deje de hablar de los problemas con los periodistas.

El otro detonante de la apertura de mano por parte de la entidad a los periodistas locales es, según dijo el director de comunicación del club, que el máximo accionista de la entidad así lo había decidido. Mandamiento de Lopera al fin y al cabo.

  • 1