domingo, 17 noviembre 2019
10:37
, última actualización
Cultura

El día grande de Simof

Fue la jornada de las grandes damas del volante. Con un Palacio de Congresos y Exposiciones a reventar, Juana Martín, Pilar Vera y Ángeles Verano rivalizaron ayer sobre la pasarela con sus últimas creaciones, en las que primaron los más variados tejidos y los complementos más sofisticados. Foto: Javier Díaz.

el 15 sep 2009 / 22:00 h.

Fue la jornada de las grandes damas del volante. Con un Palacio de Congresos y Exposiciones a reventar, Juana Martín, Pilar Vera y Ángeles Verano rivalizaron ayer sobre la pasarela con sus últimas creaciones, en las que primaron los más variados tejidos y los complementos más sofisticados.

La tarde del sábado es para Simof su día grande. La jornada reservada, con permiso de sus compañeras (Lina, Aurora Gaviño...), a las grandes damas de los volantes: a la veteranía de Pilar Vera, la proyección internacional de Juana Martín y la constancia y el buen gusto de Ángeles Verano.

Le dio el pistoletazo de salida, no obstante, a la pasarela la firma sevillana Pitusa Gasol, que lleva desde 1993 fascinada por el diseño de los trajes de flamenca. La que presentó ayer, en concreto, fue una colección alegre y vital, con toques románticos y formas femeninas y muy sinuosas, talles bajos, faldas voluminosas, amplios escotes y mangas vaporosas.

Llegó la tarde y Fibes era un hervidero. Con un lleno hasta la bandera en la sala de desfiles, sobre la pasarela deslumbró la modelo sevillana Marisa Jara, invitada de la jornada. La joven lució modelos de la demandada diseñadora cordobesa Juana Martín, que presentaba la colección Gitanas de fuego. Así, sobre las tablas se vio un conjunto de vestidos vintage, con formas ricas en volúmenes, pensadas para la exaltación de la silueta de la mujer. Junto a las sedas y los algodones, la cordobesa aplica en esta ocasión nuevas tecnologías a los tejidos, presentado con maestría bajo colores que recogen toda la gama del arcoiris.

En el turno de Pilar Vera, la pasarela se transformó en un escaparate de trajes de feria y novias con inspiración flamenca. Con la alegría por bandera (la colección se titulaba ¡Quién dijo pena!), la sevillana presentó formas muy diferentes, volantes con formas sinuosas y escotes muy pronunciados, adornos realizados con guipures, bolillos, croché y madroño. Un apego a la tradición que transgredió con complementos creados con cristal Swarovski y plata.

Cerró la pasarela la elegancia de Ángeles Verano, que decidió dedicar la esencia de su nueva colección a la copla. En A tu vera se vio un patronaje impecable y una terminación en costura minuciosa. Los colores, intensos, desde los rosas hasta la gama de los morados, pasando por los clásicos blanco, negro y rojo. Como remate, la sevillana presentó unos exhuberantes complementos, centrando su majestuosidad en los zapatos.

  • 1