martes, 19 octubre 2021
23:58
, última actualización
Local

El Macarena extirpa cánceres de mama con una técnica pionera

"De la oscuridad, a la luz". Así define Maribel su lucha contra el cáncer de mama. Perdida la esperanza y a puertas de una mastectomía su vida cambió cuando el Macarena le ofreció la oportunidad de someterse al Snoll.

el 15 sep 2009 / 19:06 h.

TAGS:

"De la oscuridad, a la luz". Así define Maribel su lucha contra el cáncer de mama. Perdida la esperanza y a puertas de una mastectomía su vida cambió cuando el Macarena le ofreció la oportunidad de someterse al Snoll, una forma única en Sevilla de tratar el cáncer que permite extirpar tumores pequeños con mucha precisión.

A sus 45 años, Maribel Fatou ha vuelto a nacer. El 15 de septiembre, en una de sus revisiones ginecológicas le detectaron un pequeño tumor maligno en la mama cuya solución, -según le dijeron los primeros diagnósticos-, pasaba por una mastectomía -extirpación completa de la mama-, con todos los riesgo que ello entraña: afectaciones físicas como dificultad de movimiento o dolores crónicos, psicológicas y emocionales y aún así no se garantizaba que saliera bien. Por eso buscó otra solución y la encontró en el hospital Virgen Macarena.

Desde el pasado mes de abril, este centro practica a sus pacientes con cáncer de mama una técnica pionera entonces en Andalucía y aún hoy, única en Sevilla: la técnica Snoll, que permite extraer con precisión tumores muy pequeños con una cirugía "mínimamente invasiva". Así lo explica Pablo de la Riva, uno de los miembros del equipo multidisciplinar que participa en la aplicación del Snoll. Una técnica que, hasta ahora, se ha probado con éxito en 35 mujeres como Maribel.

Se operó el pasado 7 de noviembre, "a penas me di cuenta", asegura, y desde entonces "no dejo de felicitarme por cómo ha salido todo". Su tumor medía 17 milímetros, "era pequeño y antes de llegar al Macarena los médicos pensaban que lo mejor era extirparme la mama completa", explica aliviada. Con el Snoll sólo le extirparon el tumor y el ganglio centinela -el que indica a los profesionales si hay metástasis, -extensión del cáncer, o no-.

"Fueron tan sólo dos pequeñas incisiones que ya están cicatrizando". Aunque ahora le queda todo un proceso de recuperación con la quimioterapia, los médicos le han asegurado que "el diagnóstico es muy bueno, me han quitado sólo lo que tenía malo y el post operatorio ha sido muy leve. Me han hecho una cirugía reconstructiva", sentencia.

precisión. De origen valenciano, la técnica Snoll "revoluciona el tratamiento del cáncer de mama". Hasta ahora, la técnica usada para extraer el tumor de una mama era un arpón: "poco preciso -menos aún con pequeños tumores-, se mueve, muy doloroso para la paciente... y sin garantías de que se ha extirpado todo el cáncer", explica la doctora Teresa Cambil, del Virgen Macarena. La principal ventaja del Snoll (localización radioguiada de lesión oculta y ganglio centinela) es precisamente las garantías que da de que se ha extraído el tumor completo dejando los tejidos sanos intactos.

La paciente ha de acudir al hospital 24 horas antes de la cirugía. Con una ecografía se localiza el tumor -siempre ha de ser menor de 4 centímetros- y se le inyecta un radiofármaco. "A las dos horas empezaron a hacerme fotografías y más fotografías con un cámara especial -gammacámara-" explica Maribel.

Las imágenes captadas son analizadas para ver dónde está el tumor y el ganglio centinela y se marcarán ambos sobre la piel de la paciente con un rotulador indeleble. Al día siguiente, en el quirófano, una sonda detectora guía al cirujano hacia la sede de la lesión y del ganglio centinela, procediendo a su extirpación. Luego se analizan las piezas indicando una posible ampliación de la cantidad de tejido extirpado en caso de que los bordes de la pieza estuvieran afectados o el tumor estuviera muy próximo a dichos bordes.

Esta operación, en lugar de tener un postoperatorio complejo, "en un día ya puedes recuperar tu vida normal", apunta Paola, la cirujana de estas intervenciones en las que participa un equipo multidisciplinar formado por radiólogos, médicos nucleares y especialistas de anatomía patológica. Eso sí, para poder someterse a él el tumor ha de ser aún pequeño y la paciente no debe haberse sometido a quimioterapia ni radioterapia, apuntan desde el servicio de Medicina Nuclear. La clave para poder someterse a ella es, como señala Maribel "la detección precoz".

  • 1