Menú
Local

El matadero Mavisa suspende pagos y despide a sus 24 trabajadores

El matadero Mavisa se halla en estado crítico tras la liquidación por orden judicial el pasado día 24 de su plantilla: 24 trabajadores de los 34 que llegó a sumar. Tras entrar en fase de concurso de acreedores, la situación de declive da una vuelta más de tuerca al hacerse cargo un administrador judicial.

el 15 sep 2009 / 19:15 h.

TAGS:

El matadero Mavisa, situado en El Viso del Alcor, se halla en estado crítico tras la liquidación por orden judicial el pasado día 24 de su plantilla: 24 trabajadores de los 34 que llegó a sumar. Tras entrar en fase de concurso de acreedores, la situación de declive da una vuelta más de tuerca al hacerse cargo un administrador judicial.

Esta situación llega por las deudas acumuladas debido a la fuerte inversión que la empresa lleva a cabo en carretera de Tocina, donde tiene ejecutado ya el 80% de las obras para sus nuevas y modernas instalaciones. Durante el proceso le fallaron los recursos financieros, necesarios para situar a la empresa a la vanguardia tecnológica y ajustarse al cumplimiento que la legislación exige.

En concreto, le falló la subvención de 2,3 millones prometida por la Consejería de Agricultura en tiempos de Isaías Pérez Saldaña (sólo ingresó 500.000 euros), además de un intento de ampliación de capital por parte del accionariado privado (64% frente al 36% del Ayuntamiento de El Viso del Alcor), que tampoco se logró materializar. Todo ello mientras las obras avanzaban, aunque hoy ya se encuentran paralizadas. En resumen, a fecha de hoy Mavisa acumula unos pasivos de nueve millones de euros, básicamente carga financiera, frente a unos activos de 13.

Mavisa es el único matadero del entorno que se mantuvo tras el cierre masivo de este tipo de instalaciones ocurrido en la provincia de Sevilla a lo largo de las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado. Fue impulsado por sus accionistas y por el Ayuntamiento de El Viso del Alcor hace unos años con la idea de convertirlo en el gran referente cárnico del sur de España. Su alta cuota de mercado era la gran baza, a la que se pretendía añadir una diversificación que pasaba por manufacturar productos derivados de la carne y abrir la línea de matanza y despiece a otras variedades además del tradicional porcino. Una fuerte inversión se requería para ello, pero no terminó de llegar.

Incertidumbre. El futuro de la empresa, pues, se halla en una encrucijada, según José Antonio Jiménez, edil de IU, que junto al alcalde Manuel García (PSOE), representan al Ayuntamiento de El Viso del Alcor en el consejo de administración de la empresa, el segundo en calidad de presidente. De hecho, para el concejal de IU las dos únicas salidas pasan por la profundización en el carácter netamente público que la empresa nunca debió perder. Otra opción aceptable para ellos es orientar la explotación hacia un modelo de economía social.

  • 1