lunes, 21 octubre 2019
09:28
, última actualización
Local

El Supremo veta a Askatasuna el acceso al censo de votantes

El Tribunal Supremo decidió ayer suspender cautelarmente la entrega del censo electoral a Askatasuna, cuyas candidaturas a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo han sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno, y le concedió de plazo hasta las 2.00 horas de hoy para formular alegaciones.

el 15 sep 2009 / 22:15 h.

TAGS:

El Tribunal Supremo decidió ayer suspender cautelarmente la entrega del censo electoral a Askatasuna, cuyas candidaturas a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo han sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno, y le concedió de plazo hasta las 2.00 horas de hoy para formular alegaciones.

Estas mismas medidas fueron tomadas ya el jueves respecto a la plataforma electoral Democracia 3 Millones (D3M), cuyas listas también han sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno.

Abertzales. Mientras tanto, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decidirá el próximo martes si suspende las actividades de D3M y de Askatasuna por cinco años, tal y como ayer le pidió el fiscal jefe Javier Zaragoza, que cree que ambas formaciones están instrumentalizadas por ETA-Batasuna-ANV. Zaragoza hizo esta petición a Garzón en un escrito de 110 folios en el que sostiene que D3M es un "señuelo" creado para desviar la atención de la "marca electoral oculta" que cree que es Askatasuna, dentro de la habitual estrategia de ETA-Batasuna para conseguir representación electoral.

Dos horas y media después de que el fiscal hiciera esta petición, el juez tomaba declaración a las 11.30 horas a 13 responsables de esta formaciones, a los que imputa un delito de integración en ETA, como paso previo a la celebración de la vista para acordar la medida de suspensión de actividades prevista en el artículo 129 del Código Penal. El juez dejó en libertad a los 13 dirigentes abertzales pero impuso medidas cautelares de carácter leve a tres de ellos: el presidente de Askatasuna, José Antonio Munduate, su secretario Xabier Isasa Garmendia y el representante de D3M por Alava Fernado Antía, a los que imputa delitos de colaboración e integración en ETA. Deberán comparecer semanalmente en el juzgado más próximo a su domicilio y no podrán salir de España.

Mientras tanto, media docena de carteles pidiendo la abstención y la independencia aparecieron ayer en el barrio del Antiguo de San Sebastián. Askatasuna y la plataforma D3M aún no han anunciado qué pedirán a su electorado en el caso de que sus listas sean anuladas y no puedan concurrir a las elecciones al Parlamento Vasco.

Ayer, el número dos por Vizcaya de D3M, Julen Aginako, aseguró que se está registrando "un sprint represivo desde el punto de vista jurídico" para anular esta candidatura y la de Askatasuna y lograr la suspensión de actividades. Aseguró que están teniendo "muy pocas horas para presentar alegaciones".

  • 1