lunes, 06 diciembre 2021
23:25
, última actualización
Local

Europa, esa damnificada

La crisis iguala a la UE y Latinoamérica de cara a la cumbre de Madrid.

el 13 may 2010 / 19:01 h.

TAGS:

López Garrido habla en presencia de los participantes a la asamblea de EuroLat.

Tanta razón llevaban los analistas que pronosticaban que la crisis cambiaría Europa, que el crac financiero ha transportado al viejo continente desde su tradicional visión paternalista con respecto a América Latina, hasta la condición de gran damnificada por el hundimiento económico.

Ésta es la conclusión revelada ayer en la primera jornada de la IV sesión plenaria de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat), que se celebra en Sevilla y es preparatoria de la cumbre UE-Latinoamérica de la semana próxima en Madrid.

Durante tres días, 64 diputados del Parlamento europeo y otros tantos parlamentarios latinoamericanos se reúnen en la capital hispalense con miembros de la presidencia española de la UE. Enrique Iglesias, el secretario general de la Secretaría General Iberoamericana, fue uno de los encargados de presentar las reuniones. Iglesias confirmó que, pese a que "saldremos de la crisis", el punto de partida no será el mismo que el de llegada. Según este experto, la situación financiera ha transformado las relaciones internacionales de forma que se está produciendo la mayor redistribución del poder mundial (hacia el multipolarismo) desde la II Guerra Mundial.

Y los asistentes a la reunión de EuroLat coincidieron ayer en que, en esta redistribución, a América Latina le ha tocado madurar económica y políticamente hasta situarse al nivel de Europa. Como explicó Iglesias, 11 países latinoamericanos pasarán por la crisis sin entrar en recesión. "Esta vez, América Latina no forma parte del problema y sí de la solución", sentenció este economista uruguayo de origen español, que atribuyó el progreso al otro lado del Atlántico a una mejor gestión macroeconómica.

Así las cosas, Latinoamérica y la UE llegarán el lunes a Madrid y por primera vez como socios, en igualdad de condiciones. El copresidente de EuroLat y europarlamentario José Ignacio Salafranca (PP) apoyó esta tesis en datos:en 2009, la economía latinoamericana decreció un 1,8%, un porcentaje que en Europa fue del 4,5%. Mientras tanto, en 2010 el crecimiento en Europa fue del 0,7% y, en América Latina, del 4%. Para rematar, Salafranca recordó que "el FMI ha tenido que acudir al rescate no de un país latinoamericano, sino europeo", en referencia a Grecia. Además, este miembro del PP admitió que, aunque hay razones para estar satisfechos con la relación bilateral, es necesario que en la cumbre de la semana que viene se pase de las palabras a los hechos, o "nuestra asociación acabará diluyéndose en la retórica".
Junto a Salafranca, el senador colombiano Luis Fernando Duque copreside EuroLat. Este parlamentario andino comprendió el recorte de Zapatero a la ayuda al desarrollo y aseguró que "a los latinoamericanos les preocupa y les compromete lo que les pase a Europa".

Aunque deseó que la crisis no afecte a la cooperación, recordó: "América Latina no necesita dádivas, sino oportunidades". El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, sustituyó a María Teresa Fernández de la Vega -absorbida en Madrid por las reacciones al tijeretazo- en la presentación de la Asamblea y, citando a Gabriel García Márquez, simplemente sentenció que "América Latina no quiere ser un alfil sin albedrío".

  • 1