sábado, 28 noviembre 2020
08:44
, última actualización
Local

La AMM pide respuesta a la cifra de fallecidos

La Asociación Mutua Motera (AMM) ha preguntado al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por qué la mortalidad en moto no ha bajado a nivel de 1965 cómo ha ocurrido en el resto de vehículos. Foto: Javier Cuesta

el 15 sep 2009 / 21:04 h.

TAGS:

La Asociación Mutua Motera (AMM) preguntó hoy al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por qué la mortalidad en moto no ha bajado a nivel de 1965 cómo ha ocurrido en el resto de vehículos pese a las medidas adoptadas en estos años, tales como el uso del casco de protección, el alumbrado de cruce en horario diurno o los equipos especiales de protección.

Durante la presentación del Balance de Seguridad Vial, Rubalcaba afirmó que la cifra de fallecidos en 2008 fue inferior a la de 1965, cuando el parque de vehículos era quince veces menor. En un informe de la AMM al que ha tenido acceso Europa Press, los moteros aseguran por el contrario que esa comparación, en el caso de las motocicletas, demuestra "la existencia de deberes pendientes".

Así por ejemplo, utilizando los datos de siniestralidad aportados por la propia Dirección General de Tráfico (DGT) y el Ministerio de Interior, AMM calcula que "si se hubieran seguido las tendencias de accidentalidad de 1965, en lugar de 306 motociclistas fallecidos en carretera durante el año 2008, hubieran fallecido 73, lo que supone 233 personas más con vida".

Además, teniendo en cuenta que en 1965 el número de motocicletas (1,12 millones) representaban el 52,73 por ciento del parque nacional de vehículos, y en 2008 el número de motos (2,5 millones) sólo representan el 8,05 por ciento del total de vehículos, AMM afirma que "en proporción, hubo muchos menos accidentes mortales de motocicletas en 1965 que en 2008".

Concretamente, el informe calcula que si hoy existiera en España una proporción de motocicletas similar a la de 1965, el 91,83 por ciento de los fallecidos en carretera en 2008 hubieran sido motoristas, pese a que en 1965 "no se hacía uso ni del casco de protección, ni del alumbrado de cruce en horario diurno, y el uso de equipos especiales de seguridad y de velocidad de tránsito era menor".

"Lamentablemente, podemos decir que 1965, uno de los años utilizados por el Ministerio de Interior para defender la trayectoria descendiente de la siniestralidad mortal en carretera, fue un año glorioso para el motociclismo español con cotas de accidentalidad bajísimas en el sector de los motociclistas si las comparamos con la situación actual", subraya el informe.

En este sentido, el director de Seguridad Vial de la AMM, Juan Carlos Toribio, se preguntó "qué puede estar pasando" para que los accidentes mortales de motoristas hayan aumentado proporcionalmente en comparación con 1965, cuando en aquella época no se disponía de los sistemas de seguridad que actualmente existen.

Por otro lado, el informe analiza los datos del Balance de Seguridad Vial 2008 referidos a motoristas y señala una "tendencia a la reducción de víctimas mortales", aunque también "un incremento de la accidentalidad". Así, AMM se felicita del descenso del 27,7 por ciento en la cifra de motoristas muertos en comparación con 2007, pero recuerda que el aumento de los accidentes con víctimas desde el año 2005 al año 2007 es del 10,22 por ciento mientras que el número de víctimas presenta un aumento del l6,62 por ciento, incluyendo los siniestros en vía urbana.

La AMM atribuye ese descenso en la mortalidad a distintas razones como la crisis económica, mayor colaboración e implicación social, el desarrollo tecnológico, la labor de los medios de comunicación o la implicación de algunas administraciones públicas, entre las que destaca el trabajo realizado por la DGT para llevar la seguridad vial al debate social.

Por otra parte, los moteros exigen que se mejoren en España las investigaciones sobre la accidentalidad, para evitar que "poderes y administraciones públicas adopten medidas con los ojos cerrados y que los ciudadanos sigan sin comprender que está sucediendo, mientras se trata de convencer de que estas medidas son las correctas".

"Se hace pues necesario, para hablar de accidentes de tráfico con la seriedad que la sociedad demanda en la actualidad, la existencia de un protocolo legal en la investigación que, cuando menos, sea capaz de imitar los parámetros y llegar a la eficacia de los utilizados en seguridad aérea", concluye el informe.

  • 1