sábado, 16 enero 2021
05:11
, última actualización
Local

La investigación atribuye el asesinato de una mujer a un ajuste de cuentas

La Guardia Civil investiga si la muerte de una mujer apuñalada en su casa de Mairena del Aljarafe el pasado miércoles se produjo por un ajuste de cuentas contra su marido. Es la hipótesis que cobra más forma en una investigación en la que el juez decretó el secreto de sumario.

el 15 sep 2009 / 21:13 h.

TAGS:

La Guardia Civil investiga si la muerte de una mujer apuñalada en su casa de Mairena del Aljarafe el pasado miércoles se produjo por un ajuste de cuentas contra su marido. Es la hipótesis que cobra más forma en una investigación en la que el juez decretó el secreto de sumario.

La versión más fiable de los hechos que maneja la Guardia Civil es que el marido, cuya identidad no trascendió, fue perseguido por cuatro personas desde la calle hasta su vivienda, situada en Los Alcores, un barrio obrero del municipio. La vivienda donde ocurrió el crimen está ubicada en la calle san Isidro Labrador, en el bloque 39, tercer piso. Tras refugiarse el marido en el domicilio, las cuatro personas accedieron a la vivienda forzando la puerta y se entabló una pelea con él.

La mujer, de 31 años y con un hijo de 11 que estaba en la vivienda en el momento del suceso, se metió en medio de la disputa y recibió una puñalada en el corazón que le causó la muerte, según precisaron fuentes de la Guardia Civil. Uno de los vecinos, por su parte, comentó a la agencia Efe que el marido de la apuñalada estaba en paro.

El cuerpo de la víctima se encontraba ayer en el Instituto Anatómico Forense de Sevilla donde le fue practicada la autopsia. Entretanto, los agentes estuvieron toda la mañana en el barrio intentando recabar pistas y testimonios que pongan un poco de luz en este extraño caso. Descartado que fuera un asunto relacionado con la violencia de género, e incluso una discusión de tráfico, como llegó a confirmar el mismo día de los hechos el propio alcalde, Antonio Conde (PSOE), todas las pesquisas se centran en aclarar la relación de la víctima y su marido con los homicidas. No obstante, el juzgado encargado del caso decretó ayer el secreto de sumario y no trascendió más información al respecto de este crimen ocurrido en el mayor municipio de la comarca del Aljarafe, que se acerca a los 40.000 habitantes.

Otra vecina agregó que ella y otro familiar escucharon ruido en la vivienda, creyeron que se trataba de una disputa de la pareja y bajaron para ver qué ocurría, momento en el que vieron a la mujer inconsciente en brazos de su marido. Esta vecina apuntó que el hombre les dijo que habían apuñalado a la mujer cuando intentaron robarles en la vivienda.

Otra vecina consultada por Efe reiteró que el marido estaba en paro y que la apuñalada trabajaba en un vídeo club que su hermano tiene en la cercana población de Bormujos. Esta mujer indicó que esa noche -el crimen ocurrió en torno a las 19.00 horas-, mientras tomaba un aperitivo con unas amigas, oyó una ambulancia que se acercaba al bloque en el que se produjeron los hechos, aunque creyó que venía a auxiliar a una anciana que reside en el lugar, como en otras ocasiones. Cuando vieron la presencia de vehículos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional preguntaron y se enteraron de la muerte de la mujer como consecuencia del apuñalamiento.

Todos los vecinos preguntados coincidieron en señalar que la fallecida residía en el barrio desde hacía unos años y que era una "buena persona".

Mientras, en el Instituto Anatómico Forense se concentraron amigos y familiares de la víctima ayer por la mañana. Las escenas de dolor, con el marido de la fallecida y los hermanos como protagonistas, se repetían constantemente a la espera de que pudieran disponer del cuerpo de Rocío para darle sepultura.

Según apuntaron los allegados de la víctima, la noche la pasaría en el instituto forense hasta que pudieran enterrar a la mujer en su municipio natal. La expresión más repetida ayer mientras se le practicaba la autopsia a Rocío era que había "pagado quien menos culpa de nada. Sólo quería evitar que pegaran a su marido".

  • 1