Menú
Economía

Cobre Las Cruces estudia la posibilidad de explotar la mina hasta el año 2040

La compañía explora la viabilidad técnica y económica de procesar otros minerales en el yacimiento. A finales de año estará listo el informe que lo determine.

el 23 jun 2014 / 12:42 h.

TAGS:

Damien Marantelli, Francisco Herrero y Antonio Fernández. PEPO HERRERA Damien Marantelli, Francisco Herrero y Antonio Fernández. PEPO HERRERA Cinco años dan para mucho. En el caso de Cobre Las Cruces, encargada de la explotación de la mina a cielo abierto que ocupa parte de los municipios de Gerena, Guillena y Salteras, que celebra este mes de junio un lustro desde el comienzo de la producción en este yacimiento, se ha traducido en 250.000 toneladas de cátodos de cobre fruto de la extracción de 4,7 millones de toneladas de mineral, con lo que aún restan algo más de 12 millones de toneladas por extraer. Unas previsiones que sitúan la vida útil de la mina en el entorno de 2022, teniendo en cuenta que la compañía centra hoy día su actividad en el aprovechamiento de sulfuros secundarios de cobre. Sin embargo, este horizonte podría ampliarse –y con ello el mantenimiento del empleo y la generación de actividad y riqueza en la comarca– hasta el año 2040, según avanzó ayer su consejero delegado Damien Marantelli, invitado a los desayunos empresariales organizados por la Cámara de Comercio y Vodafone. Es una posibilidad que está sobre la mesa pero que aún no puede darse por efectiva. Todo dependerá del resultado de las pruebas que se están realizando para determinar si otros minerales que existen en el yacimiento –unos 40 millones de toneladas de sulfuros primarios polimetálicos y otros como el gossan, que contiene oro, plata y plomo– son rentables y viables tanto desde un punto de vista técnico como económico, precisó el consejero delegado de Cobre Las Cruces. Si la respuesta es afirmativa, entonces se alargaría la vida de la mina entre 15 y 17 años, lo que acercaría su explotación hasta 2040. Pero para tener una primera idea habrá que esperar a finales de este año, cuando la empresa recibirá un primer informe de viabilidad, que determinará un análisis más en profundidad en 2015 de esos dos recursos o enterrar el proyecto. Si las cuentas saliesen, se tardaría entre tres y cinco años en comenzar la explotación. Mientras tanto, y a la espera de la evolución de estos dos proyectos, la compañía ha comprometido para los próximos años 150 millones más de inversión en la mejora de las tecnologías productivas y de gestión medioambiental. Una cantidad a la que hay que sumar los 930 millones de euros ya desembolsados en este proyecto, cuantía que lo convierten en la mayor apuesta privada en la provincia de los últimos 40 años, señala Las Cruces. cobrelascruces Entre esas actuaciones se encuentra la mejora del rendimiento de la planta para aumentar la recuperación de cobre, que en la actualidad supera el 90 por ciento. En este sentido, precisó que en abril de 2012 se alcanzó la capacidad prevista (6.000 toneladas mensuales) y desde entonces se trabaja para mejorar la capacidad de aprovechamiento de la planta hidrometalúrgica que elabora el cobre refinado, con lo que se completa el ciclo productivo. El yacimiento cuenta con 17 millones de toneladas de mineral, de los que espera obtener en torno a un millón de toneladas de cátodos de cobre a lo largo de los 15 años de vida estimada de la mina hasta hoy. Cobre Las Cruces, propiedad de la canadiense First Quantum Minerals, cerró el ejercicio de 2013 con una producción de 68.000 toneladas, con una previsión de alcanzar este ejercicio entre las 69.000 y 72.000 toneladas, lo que representa en torno al 25 por ciento del consumo nacional de cobre en España. Su facturación el año pasado se situó en 370 millones de euros, un 12 por ciento inferior a la del ejercicio precedente por las «variaciones en el precio del cobre», ventas que tuvieron como destino España en un 75 por ciento, mientras que el 25 por ciento restante se exportó a países como Turquía, Italia y Portugal. Hoy, cinco años después del inicio de la producción, el panorama para la industria minera es muy diferente; ahora la Junta de Andalucía ha situado a este sector en un lugar privilegiado dentro de su estrategia económica, como pone de manifiesto –recordó Marantelli– la licitación de Aznalcóllar, Riotinto y la ampliación de operaciones de Matsa El consejero delegado puso el acento en el arraigo con la comarca, que se traduce en que un 40 por ciento del empleo tanto directo (250) como indirecto (unos 650) vinculado a la mina procede de los municipios vecinos, a lo que sumar las más de 250 acciones impulsadas a través de su Fundación, como la creación de una escuela para cubrir la falta de formación especializada que demandan las empresas industriales para jóvenes de esta zona. El consejero delegado de Cobre Las Cruces, Damien Marantelli, explicó ayer que su empresa decidió no participar en el concurso de licitación para explotar la mina de Aznalcóllar porque prefirió «concentrarse» en el tratamiento del mineral de su yacimiento en lugar de plantear nuevos procesos para los que actualmente no tendría capacidad de compaginar. Así lo indicó en el desayuno con periodistas en el club Antares, en el que consideró que la cantidad de mineral es muy similar al yacimiento de Aznalcóllar y que han optado por centrarse en su actividad de tratamiento, que desarrollan en la planta hidrometalúrgica donde se procesa el cobre. Así especificó que si consiguen mejorar el procesamiento de los recursos, «habría otras oportunidades de futuro» para su compañía en la comunidad andaluza.

  • 1