domingo, 19 septiembre 2021
19:41
, última actualización
Local

La Plaza de los Naranjos

Chaves Nogales en Juan Belmonte, matador de toros ponía el jardincillo de la iglesia de San Jacinto como uno de los lugares mágicos de la infancia del Pasmo de Triana.

el 15 sep 2009 / 19:10 h.

Chaves Nogales en Juan Belmonte, matador de toros ponía el jardincillo de la iglesia de San Jacinto como uno de los lugares mágicos de la infancia del Pasmo de Triana. Aunque perteneciera -supongo- sabe Dios desde cuándo y por qué papeles al recinto del templo, jardín fue hasta que, hace años, una valla metálica lo quitó del viario, quitándole de paso los bancos a los que allí se sentaban. También para los de mi edad el Patio de los Naranjos era una plaza más de Sevilla y eso no era algo especial de esta ciudad. Hace poco volví a entrar en el claustro -abierto a todo el mundo- de la Catedral de Barcelona, y lo mismo sucede con el de la de Córdoba.

Unas reflexiones del arquitecto Vázquez Consuegra vuelven a poner sobre el tapete los males que padece nuestra trama urbana y, en concreto, la privatización de los espacios públicos. No salían en ellas todos. Por ejemplo, faltaba esa ocupación por las motos de enclaves emblemáticos, pero sobresalía el del Patio de los Naranjos de la Catedral, cerrado a los ciudadanos, no para convertirlo en lugar de culto sino en fuente de ingresos turísticos.

Dudo de las ganancias al cerrarlo; no creo que la apertura del patio quitara una sola visita de pago al recinto, mientras las tiendas de su interior (muy mal situadas, por cierto) podrían seguro aumentar sus ventas en un espacio abierto. Pero, a parte de eso, sería de desear que en los convenios entre la Iglesia Católica y la administración municipal se pusiera el acceso público al lugar como contrapartida por las múltiples ocupaciones que de la vía pública realizan las asociaciones religiosas: la jerarquía católica no puede pretender usar libre e indefinidamente lo que es de todos e impedir el acceso de todos a lo que, siendo suyo, fue hurtado al uso común con nocturnidad y alevosía.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1