domingo, 26 septiembre 2021
04:49
, última actualización
Local

La primera radio de un Psiquiátrico Penitenciario se estrena en Sevilla

"Que tengan calma y hagan caso a los médicos". "Que se tomen la medicación". Eran los primeros consejos que Manuel y Antonio, internos del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla, lanzaban al aire desde Onda Cerebral.

el 15 sep 2009 / 19:17 h.

TAGS:

"Que tengan calma y hagan caso a los médicos". "Que se tomen la medicación". Eran los primeros consejos que Manuel y Antonio, internos del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla, lanzaban al aire desde Onda Cerebral, la radio que inauguró la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo. Un espacio para la reflexión y el diálogo hecha por los propios presos desde su micromundo, un lugar con tiempos y reglas distintos a los del exterior y en el que uno de los mayores riesgos es alejarse más aún de la realidad.

Los profesionales habían comprobado la tendencia de estos enfermos a aislarse, a veces oyendo la radio con auriculares, y decidieron usar esa vía para "entrar en ellos", explicaba ayer el educador Julián Vicente.

Porque a los 185 internos del centro les encanta hablar de ellos y contar sus historias, sean reales o no. Se notaba en el ansia con la que se acercaban a periodistas e invitados para hablarles en el café posterior, al sol del patio y siempre agarrados a un vaso de plástico para calmar los nervios ante tanta gente. Esa tendencia al diálogo es un primer paso para abordar su dolencia, casi siempre trastornos mentales severos que, tras años sin una medicación adecuada, los han abocado a cometer agresiones, la mayoría contra familiares al haber ido limitando su vida social precisamente por culpa de la enfermedad.

Por eso la comunicación es importante: les permite liberarse, hacerse conscientes y tomar decisiones. En la radio podrán hacerlo con una programación de seis horas semanales con tiempo para el deporte, para que los internos cuenten sus vidas, para hablar de las actividades del centro, de la enfermedad mental o para entrevistar al personal del psiquiátrico, "pero de igual a igual, en un espacio neutral y no en sus despachos", insistía Julián Vicente.

No faltará la música: intercaladas en la programación, ayer se oyeron versiones de conocidas canciones interpretadas por los internos y grabadas en el talle de musicoterapia. "Hazme una lista con música que te haga falta, que me han dicho que nada más que tenéis flamenco", le pidió Gallizo al responsable del taller, Paco Herrera. "Hombre, aquí lo que gusta es el flamenco, pero igual si me mandas algo de música clásica, sencillita, para ir educando...".

También está previsto que Onda Cerebral entreviste a personajes sevillanos, aprovechando para que conozcan el centro. El ejemplo se vio ayer: Gallizo; el cardenal Carlos Amigo y el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, fueron los primeros entrevistados por los presos, ayudados por el periodista de Canal Sur Radio Antonio Manfredi. Compartieron protagonismo con el preso que protagonizó la obra teatral El Principito, montada en el psiquiátrico y paseada por la provincia hace dos años; o con Antonio, que contó emocionado que sale en febrero y se irá a vivir con su hijo y a cuidar de sus cuatro nietos.

Onda Cerebral emite en el 107.8 de la FM, pero sólo en un radio de tres kilómetros, por lo que Gallizo pidió la ayuda de emisoras convencionales para que reboten parte de la emisión al menos en Andalucía, de donde son la mayoría de los internos.

Ellos mismos han construido el módulo insonorizado desde el que se emite, que se ha dotado de equipos profesionales gracias a las aportaciones de la Pastoral Penitenciaria, que trabaja en el hospital desde hace años.

Hará de locutor quien quiera. "Esperemos que todos", decía ayer Sergio Ruiz, director del psiquiátrico, que detalló que los internos escogieron el nombre de Onda Cerebral en referéndum entre las cinco propuestas que hicieron, entre ellas Radio Terapia y Onda del Silencio.

En su entrevista en la radio, Gallizo alabó la iniciativa y la labor del centro para atender a personas que "han cometido delitos, pero son nuestros pacientes y tenemos que encontrar un espacio donde puedan recuperar su salud y salir a la calle mejor". Por ello, pidió que la sociedad "no cierre los ojos ante las cosas que ocurren aquí, porque la enfermedad mental es un problema de todos y hay que tratarlo".

  • 1