viernes, 22 enero 2021
23:40
, última actualización
Local

La pugna por el árbol milagroso

Un vecino de Écija pugna contra el Arzobispado de Sevilla y la hermandad del Confalón para que le reconozcan como dueño de un solar de 740 metros cuadrados, donde según una tradición brotó un árbol milagroso de un báculo de San Francisco de Paula.

el 15 sep 2009 / 19:34 h.

TAGS:

Un vecino de Écija pugna contra el Arzobispado de Sevilla y la hermandad del Confalón para que le reconozcan como dueño de un solar de 740 metros cuadrados, donde según una tradición brotó un árbol milagroso de un báculo de San Francisco de Paula. La morera todavía vive.

El pleito gira en torno al solar de la Victoria de Écija, anexo a la iglesia del mismo nombre y donde se encuentra el llamado moral de San Francisco de Paula, un arbusto que no se seca nunca. Según cuenta la tradición en la ciudad, nació de una rama que San Francisco de Paula entregó a un fraile que luego fundaría en Écija este convento.

Fuentes del caso explicaron a la agencia Efe que el vecino que ocupa el solar desde hace 30 años, donde incluso construyó su vivienda, presentó al juzgado una demanda en la que pide ser reconocido como dueño del terreno en cuestión al haber transcurrido el tiempo legal sin que nadie legitimado lo reclame.

El solar, antiguo huerto del convento de San Francisco de Paula, se encuentra hoy en día rodeado de construcciones y de la iglesia de la Victoria, donde tiene su sede la citada cofradía, que se considera propietaria y anunció de hecho recientemente a sus miembros la "inminente recuperación de esa gran reliquia" que es el moral.

En su demanda, el vecino J.R.G. asegura que en 1987 ese terreno fue objeto de una doble inscripción en el Registro de la Propiedad mediante una "certificación consciente y deliberadamente falsa" extendida por el Arzobispado de Sevilla. De este modo, el Arzobispado de Sevilla certificó entonces que dicho solar había sido devuelto a la Iglesia Católica por el Estado en 1960 y que la cofradía lo disfrutaba en usufructo temporal.

El abogado de J.R.G., sin embargo, sostiene que el Arzobispado de Sevilla sabía, por un informe del párroco emitido en 1983, que en el Registro de la Propiedad existía una inscripción anterior según la cual el solar fue comprado en el año 1871, durante la desamortización de bienes de la Iglesia Católica, por la marquesa de Peñaflor y fue pasando a sus sucesivos herederos.

Con estos antecedentes, el Confalón planteó en 1996 un juicio de desahucio contra el ocupante del solar, que fue rechazado por la Audiencia de Sevilla en 2002, al no reconocerla como propietaria. En este sentido, el abogado de J.R.G. considera demostrado, en base a dicha sentencia, que su cliente "tiene posesión" del solar desde el 5 de noviembre de 1973, por lo que a día de hoy supera los 30 años previstos por la ley para ser declarado como su legítimo dueño.

No obstante, fuentes cercana a la cofradía, manifestaron que dicha demanda ya fue ganada en primera y segunda instancia por ellos y que no está dicha todavía la última palabra en este tema.

La iglesia de la Victoria, sede de la cofradía, guarda entre sus muros parte de la historia de este enfrentamiento. En la cabecera de este templo se conserva de la primitiva construcción del siglo XVI de la capilla de San Francisco de Paula, fundador de la orden de los Mínimos y los enterramientos de los marqueses de Peñaflor, antiguos dueños del solar donde se encuentra el arbusto perenne objeto de disputa. Sea como sea, los muros del solar por donde éste asoma, resisten como pueden al paso del tiempo.

  • 1