sábado, 21 septiembre 2019
20:01
, última actualización
Local

Las encuestas dan la espalda a Palin

Todo lo que sube baja. Esta popular sentencia define lo que le ha pasado a Sarah Palin en poco más de un mes, desde que saltó a la primera línea de la política estadounidense hasta que anoche se enfrentó en un debate al número dos de Obama, Joe Biden. La imagen de Palin ha caído en picado.Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 16:08 h.

TAGS:

Todo lo que sube baja. Esta popular sentencia define lo que le ha pasado a Sarah Palin en poco más de un mes, desde que saltó a la primera línea de la política estadounidense hasta que anoche se enfrentó en un debate al número dos de Obama, Joe Biden. La imagen de Palin ha caído en picado.

El mismo día en que tenía que enfrentarse al candidato a vicepresidente del demócrata Barack Obama, las encuestas registraron su hundimiento. El 60% de los votantes en EEUU cree que no tiene la suficiente experiencia para ser presidenta si ello fuera necesario, según un sondeo publicada ayer. Hace un mes, ese porcentaje era de tan sólo el 45%, de acuerdo con el mismo estudio, divulgado por el diario The Washington Post.

En la encuesta, la mitad de los votantes dijo que les preocupaba la edad de John McCain, el candidato republicano a la Presidencia, quien tiene 72 años. De ese grupo, un 85% opinó que Palin no tiene suficiente experiencia para sustituirle si fuese necesario.

Los resultados de ese sondeo confirman la dirección apuntada el miércoles por el Centro Pew. Tan sólo un 37% de los entrevistados afirmó que la gobernadora de Alaska cuenta con las cualificaciones necesarias para ser presidenta. La primera semana de septiembre un 52% dijo que sí estaba preparada. Por otro lado, un tercio de los independientes ahora dice que es menos probable que vote en favor de McCain por causa de Palin, comparado con el 20% hace un mes, cuando la republicana entró en campaña como una auténtica mujer bala.

Expectación. En esta coyuntura, el duelo Palin-Biden despertó aún más expectación. Las lidias dialécticas entre aspirantes a ocupar la oficina de la Vicepresidencia en el edificio Eisenhower, contiguo a la Casa Blanca, han producido momentos memorables, pero han tenido poca influencia en el resultado final en las urnas.

Esta tendencia podría romperse con el debate de anoche, que algunos ejecutivos de televisión sospechaban que atraería más audiencia que los encuentros de los propios candidatos a la Presidencia. La razón tiene nombre propio: Sarah Palin.

El análisis. "La elección de Palin como candidata a la vicepresidencia es la más sorprendente de la historia moderna de EEUU", afirmó Joel Goldstein, profesor de derecho constitucional de la Universidad de San Luis. Hasta hace un mes, la gobernadora de Alaska, de 44 años, era una total desconocida y sus opiniones sobre una gran cantidad de temas, desde salud a economía, son una incógnita. En comparación, Biden, de 65 años, juró su cargo como senador cuando Palin tenía 8 años, y es capaz de debatir casi sin pararse a respirar sobre la política estadounidense en el cuerno de África o sobre la Constitución.

La gobernadora llegó al debate con mucho por demostrar. Su entrada estelar en la campaña hace algo más de un mes ha dado paso a una caída a tierra tras su mediocre actuación en las únicas tres entrevistas de televisión que ha dado.

En la última no supo citar ninguna decisión del Tribunal Supremo, -órgano clave en el sistema político estadounidense- aparte de la que, en 1973, dio pie a la legalización del aborto en EEUU. Pese a lagunas como esta, es aún una heroína para la mayoría de los conservadores anti-aborto, anti-matrimonio homosexual y pro-armas, que se identifican con ella.

Esas circunstancias hacen que el país estuviera ayer pendiente de su actuación y que, en el escenario de la contienda electoral, el ambiente estuviese encendido. "Hubo gente aquí que se sintió decepcionada porque nos asignaron el debate de los candidatos a vicepresidente y no el de los aspirantes a la Presidencia. Pero de repente se ha convertido en el acto que todo el mundo quiere ver", dijo Peter Kastor, profesor de Historia de la Universidad de San Luis.

Para la campaña de McCain éste puede ser un momento crítico, dado que Obama se despega en las encuestas. Respecto a su hundimiento en los sondeos, el candidato republicano se mostró ayer irónico y optimista, y respondió escuetamente que "la vida no es justa".

  • 1