sábado, 19 octubre 2019
02:31
, última actualización

Las familias desalojadas de Camas no tendrán ayudas para la rehabilitación

Estas 38 familias desalojadas del número uno del residencial Jardín Atalaya llevan más de un mes fuera de sus hogares.

el 13 nov 2014 / 17:21 h.

Las familias desalojadas del bloque número uno del residencial Jardín Atalaya, ubicado en Camas (Sevilla), no pueden solicitar ayudas autonómicas para la rehabilitación de viviendas, pues el conjunto de familias cuenta con ingresos superiores a 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem). En concreto, fuentes de la Administración autonómica han precisado a Europa Press que 24 de las 38 familias superan dicho límite. La Consejería de Fomento y Vivienda, no obstante, expone que está atendiendo a las familias a través del Programa Andaluz en Defensa de la Vivienda, que entre otras tareas se encarga de negociar "moratorias de hipoteca" con las entidades financieras para aquellas personas que se encuentren con especiales dificultades económicas por "circunstancias sobrevenidas", como ha sido el caso. Además, desde la Consejería se mantiene "una interlocución permanente con el Ayuntamiento de Camas para colaborar en la búsqueda de soluciones en el ámbito de sus competencias". Esta semana, por cierto, expira el mes durante el cual el Ayuntamiento de Camas, gobernado por Rafael Recio (PSOE), se hacía cargo de financiar el alojamiento provisional de las familias desalojadas que así lo solicitasen. La "mayoría" de las 21 familias acogidas a esta solución provisional, según ha explicaba a Europa Press el alcalde, se están realojando ya por sus propios medios en viviendas de alquiler. En la imagen a la derecha, el edificio afectado. / El Correo En la imagen a la derecha, el edificio afectado. / El Correo Recordemos que en 2008, el bloque número dos del residencial Jardín Atalaya ya fue desalojado como consecuencia de las grietas y deficiencias que presentaba el edificio al haber sido levantado en una zona de arcillas expansivas, allá por los años 70. Ahora, en el marco de una reforma que uno de los vecinos del bloque número uno realizaba en su vivienda, ubicada en la planta baja del edificio, fueron detectadas anomalías que motivaron que la comunidad de propietarios contratase a un arquitecto para que supervisase el estado de la construcción. Este arquitecto, a través de unas catas, habría descubierto que uno de los pilares del edificio está "bastante afectado" por los efectos de su construcción sobre arcillas expansivas, con lo que inmediatamente fueron avisadas las autoridades. A partir de ahí, los bomberos y los técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento de Camas determinaron hace ya un mes el "desalojo preventivo" del edificio, en el que residen 38 familias.

  • 1