miércoles, 29 septiembre 2021
04:10
, última actualización
Local

Mucho más que vecinos

Unos 20.000 contratados en Marruecos vendrán a trabajar a la fresa en Andalucía. En la comunidad hay menores llegados en patera en centros de acogida y empresarios con múltiples intereses económicos al otro lado del Estrecho. Son sólo algunas de las razones que explican la importancia de la cita de mañana en Madrid. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 19:52 h.

TAGS:

Unos 20.000 contratados en Marruecos vendrán a trabajar a la fresa en Andalucía. En la comunidad hay menores llegados en patera en centros de acogida y empresarios con múltiples intereses económicos al otro lado del Estrecho. Son sólo algunas de las razones que explican la importancia de la cita de mañana en Madrid.

A la reunión de alto nivel entre España y Marruecos asistirán, como comunidades fronterizas, Andalucía y Canarias. En el caso andaluz, sólo catorce kilómetros la separan del país norteafricano, a pesar del océano de diferencias económicas, políticas y sociales claramente observables entre las dos orillas.

"Para Andalucía es esencial que Marruecos sea un país próspero y estable porque estamos al lado y por eso le damos una enorme importancia en las relaciones", explicó a este periódico Enrique Ojeda, secretario general de Acción Exterior de la Junta. Con ese espíritu es con el que participará la comunidad autónoma en la cumbre, la tercera que se produce después de las celebradas en Marruecos en 2007 y en Sevilla, en 2005.

En la agenda de Andalucía y Marruecos hay dos grandes asuntos pendientes de muy distinto tenor: el nuevo plan de desarrollo transfronterizo -a través del que la Junta canaliza la mayor parte de su cooperación con el país magrebí- y los problemas que generan los flujos de inmigración ilegal en los que ambos territorios padecen las consecuencias de ser frontera de Europa y África.

En este último aspecto, la competencia autonómica es limitada, aunque a la Junta le preocupa especialmente la llegada de menores no acompañados a territorio andaluz. En los centros de acogida de la Junta hay mil chicos marroquíes llegados de forma irregular que reciben asistencia hasta que sean mayores de edad. Las autoridades de Marruecos, hasta la fecha, han dado plazos al Gobierno central para empezar a desbloquear el regreso de menores que tienen garantizada la atención con sus familias. Pero las previsiones siempre se alargan y el asunto sigue bloqueado.

Si este tema aleja a ambas orillas, la cooperación es el gran asunto que les une. Andalucía agotó el año pasado un plan a través del que invirtió en Marruecos, sobre todo en su área de influencia del norte del país, 50 millones de euros entre 2003 y 2007. Marruecos es "prioridad", como remarca Ojeda, en la cooperación de la Junta porque de su desarrollo depende también el de Andalucía. No en vano España es el segundo país con intereses económicos en la zona, después de Francia. La Junta ultima ahora el plan 2009-2012 que, según Ojeda, estará listo en el primer semestre del año.

A la buena relación que existe entre los dos vecinos -la Junta mimó el trato con Marruecos incluso cuando el Gobierno de José María Aznar tensó la cuerda con Rabat-, se une ahora el nuevo estatus que la UE ha concedido hace pocas fechas a Marruecos, un instrumento que la Junta considera "básico como fórmula para un diálogo más avanzado".

En la cita de mañana será el presidente canario, Paulino Rivero, quien intervenga en el plenario en nombre de las dos comunidades autónomas interesadas. Lo hará sobre un texto consensuado por ambos gobiernos, como ocurrió en la ocasión anterior en la que fue Manuel Chaves quien tomó la palabra.

Donde la Junta ve que puede obtener más frutos es en las seis comisiones sectoriales en las que los gobiernos nacionales y autonómicos abordarán los asuntos comunes en medio ambiente, igualdad, empleo, educación, inmigración y cooperación.

La nota discordante la pone el PP, que reclama que la Junta de Andalucía se ausente de la cita como protesta por que Ceuta y Melilla no estén presentes. Incluir a las dos ciudades autónomas en la mesa supondría romper con Marruecos antes de empezar a hablar.

  • 1