domingo, 26 septiembre 2021
04:49
, última actualización
Deportes

Pau Gasol le pide al año 2009 'salud... y un anillo'

Horas antes de afrontar el primer duelo con los Celtics de Boston, el ala-pívot de los Lakers Pau Gasol hizo balance de un año que calificó como "muy bueno" por su traspaso a la franquicia de Los Ángeles y por haber disputado su primera final de la NBA. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:23 h.

Horas antes de afrontar el primer duelo con los Celtics de Boston, el ala-pívot de los Lakers Pau Gasol hizo balance de un año que calificó como "muy bueno" por su traspaso a la franquicia de Los Ángeles y por haber disputado su primera final de la NBA. Para 2009 pide salud, pero también... un anillo de campeón.

"Ha sido un muy buen año debido a las circunstancias, por el traspaso -en febrero, desde los Grizzlies- y el cambio de situación aquí en la NBA, ahora estoy en un equipazo", rememoró el máximo reboteador (9,1 por partido) y el segundo máximo anotador (17,5 por partido) de los Lakers esta temporada. "Llegamos a la Final, que es algo bastante importante, aunque no pudimos ganarla, y luego logré una medalla de plata en los Juegos Olímpicos, que es algo que no ocurre todos los años", continuó el español, que se congratuló de que en este tiempo las lesiones sufridas "no han sido demasiado graves". Por eso al año nuevo le pide "salud, que es lo más importante", aunque también algo que le haría romper otra barrera más en la historia del deporte español. "Si puede ser un anillo... ¡Aleluya!, ¡Aleluya!", declaró entre risas.

El jugador catalán ha recuperado en los últimos meses la posición de cuatro, a la que estaba acostumbrado antes de llegar a la NBA en la campaña 2001-02, algo que le da mayor libertad en la pista. "Practico bastante ese tiro de cinco metros, ahora juego más por fuera y aprovecho que las defensas se suelen meter mucho en la zona", explicó.

Gasol no olvida la sensación de frustración que invadió al vestuario angelino en el mes de junio pasado, cuando Boston logró su decimoséptimo anillo al imponerse en las Finales (4-2), tras un último partido que resultó ser toda una humillación (131-92) para unos Lakers sin Andrew Bynum como pívot por lesión, cuya recuperación muchos consideran clave para vengarse de los de Massachusetts en el curso 2009.

"Es una incógnita. No sabemos cómo se va a desarrollar la temporada, faltan muchos partidos y muchas batallas que librar", dijo el número 16 de los Lakers, que está a punto de despedir un año lleno de éxitos.

  • 1