lunes, 06 julio 2020
00:32
, última actualización

Rajoy deja para “después del turrón” la elección del candidato

El cartel electoral a la Junta y a las europeas podría abrir una crisis de Gobierno

el 06 dic 2013 / 19:12 h.

Rajoy y Zoido, en una imagen de archivo Rajoy y Zoido, en una imagen de archivo De las pocas cosas que han quedado claras en todo el culebrón del candidato del PP a la Junta es que los tiempos de Mariano Rajoy no son los del partido en Andalucía. El presidente del Gobierno y del PP volvió a pedir ayer “tranquilidad” sobre un debate que trae de cabeza a toda la organización regional y que está provocando mucha erosión. Rajoy pide calma de nuevo mientras en el PP-A se muerden las uñas a la espera de que el máximo líder autorice un nombre y una fecha. Cuando por fin parecía que la hoja de ruta de la sucesión estaba bien definida –después de más de un año de interinidad del presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido– y había trascendido públicamente, Rajoy frenó en seco los planes de los populares andaluces. Zoido había pactado con la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, aupar a José Luis Sanz, secretario general del PP-A, en un congreso extraordinario a mediados de diciembre. Se anunció una Junta Directiva Regional inminente para convocar el cónclave. Pero entonces llegó el presidente del Gobierno, hombre de decisiones pausadas, y desbarató por completo los planes del alcalde de Sevilla. “Lo que se ha publicado no es cierto en cuanto a plazos, calendario y personas”, dijo Rajoy en el último comité ejecutivo nacional. El presidente quiso, además, que estas palabras trascendieran públicamente, algo que en las filas populares consideran bastante insólito. El frenazo de Rajoy, además de dejar al PP-A sumido otra vez en el total desconcierto, supuso un tirón de orejas para Cospedal, la que verdaderamente dirige los asuntos de partido y, sobre todo, las cuestiones de Andalucía para evitar cualquier interferencia de su archienemigo Javier Arenas. El principal perjudicado por el golpe de timón del presidente fue José Luis Sanz, que tuvo que reconocer que “no hay plazo suficiente ya” para celebrar un congreso antes de que acabe el año. Ayer Rajoy volvió a pedir “tranquilidad” y dejó claro que no decidirá nada hasta el año que viene. “Será después del turrón”, dijo en una conversación informal con periodistas en la recepción del Día de la Constitución. Se pronunció así sobre el candidato andaluz y el de las elecciones europeas. La designación de ambos carteles electorales podría provocar una crisis de Gobierno. Para Europa se perfila el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete –que habría rechazado desembarcar en Andalucía– y para la Junta suena con fuerza la titular de Empleo, Fátima Báñez. Sanz no está descartado pero las trabas de Rajoy han reabierto el abanico de nombres, como el del alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto; la delegada del Gobierno, Carmen Crespo, o el número dos de Ana Mato, Juan Manuel Moreno.  

  • 1