miércoles, 25 noviembre 2020
18:38
, última actualización

José Luis Sanz: despedida sin despecho

El secretario general saliente, principal damnificado de esta sucesión, se pone al servicio del nuevo líder para lograr la alternancia y hace una llamada para que haya un cierre de filas.

el 01 mar 2014 / 14:14 h.

XIV CONGRESO DEL PP-A Con la voz atragantada en algunos momentos se ha despedido a mediodía el secretario general del PP-A, José Luis Sanz, del cargo que ha ocupado desde que hace 19 meses Juan Ignacio Zoido le confiara el día a día del partido en un momento muy difícil. El PP andaluz acababa de ganar las autonómicas con una victoria insuficiente que, según ha reconocido Sanz, “frustró” las esperanzas de miles de andaluces y, sobre todo, de los populares. Esta travesía en la oposición ha sido muy dura, más aún por la interinidad que desde el principio estuvo recubierto el liderazgo de Zoido. A Sanz le tocó hacer el papel de presidente regional de facto y, además, ha sido la principal víctima política de una sucesión desastrosa. El número dos del PP-A era el favorito para suceder a su amigo Zoido, el único que cosechaba consenso interno aunque ni mucho menos unanimidad. Era el preferido de la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, después de descartar al alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, pero Sanz no contó con la bendición del presidente, Mariano Rajoy. Unas horas antes de presentar su candidatura al congreso extraordinario, Sanz recibió la llamada de Zoido para comunicarle que Rajoy se había decantado por el secretario de Estado de Igualdad y Políticas Sociales, Juan Manuel Moreno Bonilla. Desde entonces, el alcalde de Tomares dio un paso atrás y hasta llegó a rechazar un puesto en la nueva ejecutiva. “Desde siempre he estado donde el partido ha querido que esté”, ha dejado claro Sanz al presentar su informe de gestión en el congreso, que fue aprobado por unanimidad y en el que no hubo espacio para la autocrítica. El secretario general saliente, que se ha comportado con mucha elegancia política pese al varapalo recibido, ha cerrado filas con el futuro líder y se ha puesto a su servicio. “Como un militante más seguiré al servicio de mi partido. Todos vamos a remar en la misma dirección. Le deseo mucha suerte a Juan Manuel, a Loles y a todo su equipo porque vuestra suerte será la suerte de todos”, ha señalado. Hasta el expresidente regional, Javier Arenas, con quien no tiene apenas relación ya, le ha reconocido minutos después su actitud: “José Luis ha dado una excelente lección política y sobre todo humana”. Sanz ha lanzado un aviso –o más bien un consejo- al nuevo líder: “Nuestra mayor fortaleza como partido ha sido siempre la unidad y lo tiene que seguir siendo. Hoy Juan Ignacio Zoido entrega a Juanma y partido unido y sé que Juanma va a preservar esa unidad porque es nuestra fortaleza. También Javier Arenas y el propio Zoido lo sabían”, ha manifestado el secretario general saliente. La cohesión es el reto más inmediato de Moreno Bonilla. La sucesión andaluza ha dejado en evidencia las fracturas internas que ahora hay que soldar. El alcalde de Tomares ha apuntado como reto más importante el calendario electoral. “Este partido está preparado para ganar las elecciones europeas, las municipales, generales y autonómicas y para que Juanma Moreno sea el próximo presidente de la Junta”, ha asegurado. Pese a que nunca ha creído realmente en el adelanto electoral que ahora Moreno Bonilla está alimentando, Sanz ha insistido en la “inestabilidad” en el Gobierno andaluz y ha recordado que en poco tiempo ha habido “dos espantás” de presidentes andaluces (Manuel Chaves y José Antonio Griñán) y cuatro gobiernos, todos ellos tocados por la corrupción, ha avisado Sanz. A su juicio, el PSOE “ha encontrado el cómplice perfecto para no hacer nada”, en alusión a IU. Ha criticado que el Ejecutivo de coalición haya sido incapaz de atajar el paro (36%) ni a poner fin a la corrupción en la Junta. Frente a ello, el PP-A ha llevado la “iniciativa política” en la comunidad como la primera fuerza en el Parlamento, ha defendido el secretario general. Ha puesto en valor que el PP es un partido de gobierno en Andalucía, con los ocho alcaldes de las capitales, 270 regidores en total, cinco diputaciones provinciales y el grupo mayoritario en la Cámara. También ha cerrado filas con la gestión de Mariano Rajoy y ha recordado que sin los 20.000 millones que el Gobierno ha inyectado a Andalucía, la comunidad habría entrado “en quiebra”. Por último ha hecho un repaso de agradecimientos a quienes le han acompañado estos 19 meses en la secretaría general del partido, con una mención especial y cariñosa a su compañero de batallas, Zoido, con quien ha vivido “momentos buenos y malos”.

  • 1