viernes, 22 enero 2021
23:40
, última actualización
Economía

«Tengo plena confianza en San Jerónimo, ejemplo para Renault»

Durante ocho años ha ostentado la presidencia de Renault España, que ha abandonado el 31 de diciembre. En su haber, entre otros logros, está la adjudicación a la planta sevillana del proyecto para la producción de cajas de cambios de seis velocidades TL4 para todas las factorías del grupo automovilístico. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:36 h.

-El 31 de diciembre dejó su puesto como presidente de Renault España tras ocho años. ¿Cuál cree que ha sido su mejor aportación?

-No creo que haya ninguna aportación destacable de forma personal porque todos los logros se los debo a los equipos que me han rodeado, donde siempre han estado representadas las distintas disciplinas, que han sabido evolucionar constantemente para garantizar un trabajo bien hecho.

-En ese tiempo se produjo uno de los hitos más relevantes para la planta sevillana de San Jerónimo, la adjudicación de la caja de cambios TL4. ¿Qué supuso conseguir ese proyecto para España? ¿Y para la factoría?

-La llegada de la caja de velocidades TL4 a Sevilla en abril de 2005 supuso uno de los mayores cambios organizativos que ha vivido la factoría de San Jerónimo. Por un lado, se aumentó en 400 el número de empleados, llegando en la actualidad a un total de 1.206 y, por otro, la media de edad se redujo vertiginosamente de 52 a 38 años. Además, los 165 millones de inversiones sirvieron para poner en marcha una nueva e innovadora cadena, con el fin de garantizar los mejores resultados en calidad y productividad.

-En este contexto de crisis, ¿cuál cree que es el futuro que le espera a esta planta? Por primera vez en muchos años, se ha incluido en un eventual ERE previsto para 2009.

-El ERE se ha planteado como medida de flexibilidad temporal para poder hacer frente a las previsiones de bajada de los diferentes mercados destinatarios de los productos que montan las cajas producidas en Sevilla. A corto plazo, debemos contar con estas alternativas para adaptar la fabricación a la demanda y sus fluctuaciones en el mercado. A medio-largo plazo tengo plena confianza en esta factoría, que es un ejemplo para todo el grupo Renault y así lo muestran sus récords de fabricación de los últimos años.

-¿Cree que le perjudicará en el futuro que la fábrica rumana de Pitesti también fabrique cajas del modelo TL4?

-Como mencionó Carlos Ghosn [presidente de Renault] en su día, por la avalancha de productos, la capacidad de las factorías existentes está bien ajustada. Al margen de la crisis mundial, que ha arrastrado a todos los sectores, en un contexto normal, que llegará pasado este bache, se mantendrá la demanda de los clientes de cada planta, por lo que no se justifica ningún cambio en dicha organización.

-El sector del automóvil está sufriendo una de sus peores épocas históricas. ¿Cuál es el papel que deben jugar las administraciones? ¿Está satisfecho con las medidas anunciadas hasta ahora?

-Estamos atravesando una época de crisis, pero no es la primera vez que el mercado vive cambios de esta envergadura. En lo que respecta al Gobierno, el sector del automóvil lleva muchos años presentándole estudios que garanticen el futuro de las plantas españolas, pero no han surtido efecto. Ahora que la situación es más dramática, parece que nos están teniendo más en cuenta. Esperamos que apoyen de forma financiera a las empresas y concesiones del sector, así como a los responsables de que la tolerancia con los créditos a particulares aumente. Dado que del 25% de la bajada registrada en el mercado, existe un 15% de clientes que no han podido adquirir el vehículo por problemas de financiación y éste es un factor en el que el Gobierno tiene una fuerte influencia.

-Si de usted dependiera, ¿qué acciones tomaría para minimizar el impacto de la crisis en el empleo y la producción?

-En Renault, nuestro punto fuerte para afrontar la crisis es el ambicioso plan de renovación de la gama y de conquista de nuevos nichos a través de los lanzamientos que estamos viviendo desde finales de 2007. Vehículos como el nuevo Mégane están respondiendo muy bien desde su primer mes de lanzamiento. Además, el nuevo Clio Grand Tour, Dacia Sandero y Renault Koleos nos están dando acceso a clientes que antes no encontraban satisfechas sus expectativas en nuestra oferta. Si nos centramos en medidas generales, se debe recuperar la confianza del consumidor y facilitar el acceso al crédito, además de poner en marcha medidas de ayuda al sector, como el plan VIVE, el Prever y el resto de peticiones que Anfac ha solicitado.

-Las ayudas europeas van encaminadas a la reducción de emisiones. ¿Es el coche verde el futuro? ¿Qué ocurrirá con la industria que no se suba a ese carro?

-Yo veo el vehículo eléctrico como ayuda para garantizar el futuro de las plantas en Europa y Renault apuesta por esta tecnología. Pero además, confío en este nuevo modelo de transporte para huir de los efectos que tienen las fluctuaciones del precio del petróleo, sin olvidar que es un combustible que algún día se agotará.

  • 1