sábado, 06 marzo 2021
14:19
, última actualización
Local

Túmbala acusa a Zoido de plegarse al interés financiero y de despreciar a la Unesco

el 14 jun 2012 / 16:31 h.

TAGS:

Los detractores del rascacielos de Cartuja arremeten ahora contra el alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), quien, aseguran, va a conseguir pasar a la historia como el alcalde que no impidió que el Archivo de Indias, la Catedral y el Alcázar entren en la lista de Patrimonio de la Humanidad en Peligro, pese a que en su día él mismo dijo que no toleraría eso. Le acusan de plegarse "a los poderes financieros", de intentar "presionar" a la Unesco, de "despreciar y ningunear" a esta institución y de no cumplir sus promesas. Incluso de "evitar reiteradamente que la legalidad de las licencias se dirima en los tribunales".

A diez plantas para que la estructura de la torre Pelli esté terminada y diez días para que comience el Comité de Patrimonio Mundial que decidirá si los monumentos de Sevilla entran en el lista negra, Túmbala y el Grupo Manifiesto subrayaron ayer que esta es "la crónica de una muerte anunciada", ya que hasta en cuatro ocasiones la Unesco solicitó la paralización de las obras, ya por la planta 30 (a 134 metros de altura).

Así lo comentó el arquitecto Fernando Mendoza, quien junto a Isidoro Moreno, catedrático de Antropología de la Universidad de Sevilla; el abogado Ángel Tarancón y el arquitecto José García-Tapial, desgranó los argumentos de los detractores de la torre. Entre ellos, las 20 supuestas irregularidades urbanísticas que han sido denunciadas ante los tribunales y que, por ahora, no han dado ninguna resolución judicial contra la torre. Eso sí, según Túmbala, las licencias no pueden considerarse firmes porque están recurridas, ante el juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Sevilla y ante el Tribunal Constitucional, ya que el TSJA ya falló en contra de la plataforma por motivos de plazos, no entrando en el fondo de la cuestión.

Con todo, ahora Túmbala incluso apunta que la sentencia de la biblioteca del Prado les da la razón, porque el Plan Especial de Reforma Interior del complejo de Puerto Triana redujo la zona verde prevista en el PGOU de 84.064 a 61.897 metros cuadrados. Otras de las irregularidades que señalan es que el artículo 9 del propio Plan Especial, "redactado por el Ayuntamiento para dar cobertura legal a la torre", prohíbe expresamente que ningún cuerpo edificado en esa zona tenga una longitud superior a los 250 metros. Sin embargo, el edificio bajo la torre con fachada al Camino de los Descubrimientos tiene una longitud de 296 metros, según planos, y el que da fachada a la calle Inca Garcilaso la tiene de 318 metros. "¿Esto tampoco lo han advertido sus técnicos, señoar Alcalde?", preguntaron tras anunciar que ayer mismo le enviaron un escrito a la Gerencia de Urbanismo denunciando estos hechos.

"La última, por ahora, similitud existente entre el caso de la biblioteca del Prado y éste es que también se dijo que cumplía todos los requisitos legales", sentenció García Tapial.

Mendoza, por su parte, insistió en que el alcalde ha mostrado "desprecio" y "ninguneo" hacia la Unesco, en que está llevando a la Sevilla a la lista de Patrimonio en Peligro y en que está "al servicio de los poderes financieros".

  • 1