martes, 28 septiembre 2021
10:10
, última actualización
Local

Un partido para un equipo

Un histórico en horas bajas desde hace 24 años, el 25 aniversario del 12-1 a Malta y un Betis que pretende hacerse con un hueco en la parte noble de la tabla confluyen en el duelo de esta noche en el Ruiz de Lopera. Un partido de aroma clásico, botellazos aparte, sin duda. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 20:11 h.

TAGS:

Un histórico en horas bajas desde hace 24 años, el 25 aniversario del 12-1 a Malta y un Betis que pretende hacerse con un hueco en la parte noble de la tabla confluyen en el duelo de esta noche en el Ruiz de Lopera. Un partido de aroma clásico, botellazos aparte, sin duda.

El 21 de diciembre de 1983 el entonces Benito Villamarín fue escenario de una gran gesta del fútbol nacional que puso el feliz colofón a un año terrible para España. Un país sacudido de forma intensa por ETA, con dos accidentes aéreos en Barajas y todavía un incendio aterrador en la discoteca Alcalá 20. 25 años después muchas cosas han cambiado en la piel de toro, como que España celebra la consecución de Eurocopas, aunque otras no tanto, como el Betis-Athletic de esta noche. Dos clásicos de la Liga española que se enfrentan en el ahora Ruiz de Lopera. Agotados los ecos del lamentable botellazo a Armando, ambas escuadras llegan al choque con trayectorias divergentes y un único ánimo, despedir el año con el triunfo.

Este Betis de buen gusto futbolístico que está forjando Francisco Chaparro afrontará el duelo con las bajas de dos futbolistas esenciales, Marco Aurelio y Emana. Comprobar el funcionamiento del equipo sin dos de sus mejores elementos será clave para definir el futuro próximo. Melli y Rivera se perfilan como los sustitutos del admirable poder negro del Betis, con lo que Arzu pasará al centro del campo. Un partido convincente y el consiguiente triunfo aliviarían mucho las tensiones que se viven en el club ante la necesidad o no de reforzar al equipo, pues el campo se antoja minado ante un preparador que lo único que desea es mejorar el potencial de la plantilla. Lo mejor, sin duda, sería lograr el triunfo con una aportación destacada de los recambios. Tres puntos que invitarían al optimismo ante un mes de enero con una ilusionante Copa y una victoria moral ante Joaquín Caparrós, que sólo ha perdido una vez en las ocho ocasiones en las que ha visitado Heliópolis como entrenador del conjunto rival.

Dos novedades. Como es tradicional, Chaparro ordenó una última sesión a puerta cerrada en la mañana de ayer en la ciudad deportiva y tras la misma ofreció una lista de convocados con dos grandes novedades, el joven del filial Cañas y Pavone. El argentino superó sus molestias musculares y estará al menos en el banquillo para ayudar a su equipo. De gente como Babic, Ilic y Lima no se sabe nada.

  • 1