martes, 02 marzo 2021
02:11
, última actualización
Deportes

Un verano "terrorífico" espera al Betis en China

El ayudante de Camacho en la selección china le augura un duro 'stage' en Shenzhen, donde la humedad ronda el 80%.

el 02 jun 2012 / 19:36 h.

Panorámica de Shenzhen, con el estadio en primer plano.
China se ha cruzado en el destino del Betis de una manera fulminante y absoluta. En dos hechos por supuesto relacionados íntimamente entre sí, el club verdiblanco cerró hace unas semanas una estancia de dos semanas en el sur del país asiático, con base en la ciudad de Shenzhen y un torneo en la vecina Nanning, y entre el jueves y el viernes recibió a la selección de China en el Benito Villamarín, donde el combinado oriental comenzó a preparar el amistoso de esta noche ante España en La Cartuja. La gentileza heliopolitana para con el equipo nacional chino tiene mucho que ver con la promoción que sus dirigentes buscan en el país más habitado del mundo, y por tanto uno de los mercados más apetecibles para cualquier marca. Y de paso ha servido para que los responsables del Betis conozcan de primera mano qué les espera en China, donde estarán del 8 al 22 de julio.

Lo que les espera en la otra punta del planeta, en pocas palabras, son unas instalaciones magníficas y unas condiciones climáticas horribles. Así lo explica Pepe Carcelén, ayudante de José Antonio Camacho en el combinado nacional: "El Betis se va a encontrar calor para aburrir y una humedad terrorífica. No sé cómo lo van a hacer, esa época del año es muy mala en el sur de China", dice el albaceteño, que ha acompañado al exlateral del Real Madrid en muchas etapas de su faceta como técnico, incluida la selección española en el Mundial de 2002. "Allí hay buenos campos de entrenamiento, las instalaciones son muy buenas", aclara también Carcelén, que considera que las mejores (y únicas) horas para entrenarse son "a primerísima hora de la mañana y a última hora de la tarde, casi cuando anochece". "Otra cosa es imposible", añade el exentrenador del Albacete y el Espanyol. Y tiene razón, porque ese es el plan del Betis: una sesión casi al amanecer y otra a última hora de la tarde para combatir las altas temperaturas y, sobre todo, no ser víctima de la elevadísima humedad que suele hacer por aquellos lares.

MÍNIMAS DE 25 GRADOS. Lo que le espera al Betis, además de ser calificado como "terrorífico" por una persona que lleva casi un año viviendo en China, también puede ser cuantificado. Para eso se registran las temperaturas y el nivel de humedad desde hace años. Y un vistazo al clima de Shenzhen en julio es motivo suficiente para pensar que el Betis va a consumir muchísima agua de día y mucho aire acondicionado de noche. El año pasado, por ejemplo, la temperatura máxima media entre el 8 y el 22 de julio fue 31,6 grados, en realidad bastante menos que en Sevilla (35,8), pero la diferencia se queda en nada y la sensación es mucho peor por culpa de la humedad, que en ese mismo lapsus de tiempo superó el 80% (81,2%). En Sevilla fue del 39,6%, con un pico máximo del 62%. Y por la noche no mejorará la cosa para los expedicionarios, ya que la temperatura mínima en Shenzhen en julio estuvo en 25,7 grados. Y el umbral del sueño, la temperatura a partir de la cual el cuerpo sufre para dormir, está en 22.

Esta comparativa, basada en los datos que aporta la web tutiempo.net, es extensiva a los meses de julio de otros años. En 2010, la temperatura mínima media en Shenzhen fue de 26,3 grados y la humedad, 72,9%. En julio de 2009, 26,4 y 73,8%. En 2008, 25,7 y 79,2%... Y otro dato: Shenzhen se encuentra en el estuario del río Pearl, así que está en zona de influencia de tifones.

  • 1