miércoles, 29 septiembre 2021
04:05
, última actualización
Local

Una grieta de 20 metros en la calle Arroyo

Agua, grietas y atascos. La calle Arroyo era el jueves un caos: la rotura de una tubería abrió una grieta de 20 metros en el asfalto, lo que obligó a cortar el tráfico en Arroyo y en las vías colindantes. No hubo que lamentar heridos. Los vecinos se quedaron sin agua. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 19:02 h.

TAGS:

Agua, grietas y atascos. La calle Arroyo era el jueves un caos: la rotura de una tubería abrió una grieta de 20 metros en el asfalto, lo que obligó a cortar el tráfico en Arroyo y en las vías colindantes. No hubo que lamentar heridos. Los vecinos se quedaron sin agua.

De la Carretera de Carmona a Francisco de Ariño; de Vicente Alanís a Tharsis; y de Arroyo a Pablo Iglesias y Samaniego. Los cortes de tráfico no cesaron en la tarde de ayer. La rotura de una tubería en la calle Arroyo y sus consecuencias -agrietamiento del asfalto y una salida de agua que se cortó pronto- provocaron un caos de tráfico que tuvo que ser regulado por la Policía Local.

Los hechos, que sucedieron sobre las 17.15 de la tarde en el cruce entre la calle Arroyo, Samaniego y Francisco de Ariño, a la altura de la iglesia de San José Obrero, causaron daños en un autobús de Tussam y "un susto tremendo entre los vecinos". Éstos fueron sorprendidos por un "fuerte estruendo" cuando la tubería estalló y comenzó a expulsar agua por la grieta que había provocado. El pequeño géiser no duró mucho tiempo, pero el suficiente para dificultar el paso de los coches, que cada vez lo hacían con mayor precaución.

A los pocos segundos el asunto empeoró: un autobús de Tussam de la línea 20 intentó atravesar el agua provocando en que la calzada se levantara y se abrieran grietas a lo largo de 20 metros. "Fueron como unos estallidos -como de aire a presión- muy fuertes", apuntaba Maribel, testigo del suceso. "El autobús se desestabilizó y tuvo que parar porque tenía daños en los bajos", relataba esta mujer quien apuntaba que "los pasajeros estaban muy asustados y bajaron rápidamente del vehículo".

Al instante, -ya avisados por la rotura- se personaron efectivos de la Policía Local, de los Bomberos -que no se vieron obligados a actuar- y los técnicos de Emasesa para evaluar el alcance del incidente. Viendo que era "bastante el terreno afectado", como explicaban desde Emasesa decidieron cortar el paso de vehículos en todas las avenidas aledañas con acceso a Arroyo; unos cortes que, según informaron, iban a durar "al menos durante toda la noche, mientras se solventaba la avería".

A las 20.00 horas comenzaron los trabajos de reparación con una excavadora que levantó todo el asfalto afectado, mientras una grúa retiraba el autobús dañado. Aunque aún se deben estudiar las causas y las consecuencias de lo ocurrido, los técnicos calificaron la rotura como "fortuita". De momento, "debemos estudiar si hay riesgo de derrumbe". Además de los cortes de tráfico, se ha desviado la línea 20 de Tussam a la calle Francisco de Ariño y los vecinos de la zona se han quedado sin suministro de agua.

  • 1