martes, 18 mayo 2021
09:18
, última actualización
Local

Una licencia de apertura tarda en Sevilla hasta tres años

El texto de la Ordenanza de Actividades no establece el plazo máximo de concesión.

el 11 may 2010 / 19:16 h.

TAGS:

De izquierda a derecha, Solís, Herrero, Galadí, Reyna y Díaz del Río en el registro.

Los empresarios de Sevilla y los colegios profesionales se han unido para presentar alegaciones contra la Ordenanza Municipal de Actividades al entender que ésta "en vez de simplificar los trámites para abrir un negocio, los amplían". Como argumento esgrimen que hoy en Sevilla, para conseguir una licencia de apertura, hay que invertir casi tres años de espera. En la ordenanza, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), no queda establecido un plazo máximo para su obtención, aunque fija periodos para la licencia inicial -de tres meses- y de visitas de comprobación, entre un mes y 40 días.

La Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), la Cámara de Comercio y los colegios oficiales de Arquitectos, Aparejadores y Arquitectos Técnicos, Ingenieros Industriales y Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales, presentaron ayer las alegaciones a la nueva ordenanza de actividades promovida por el Ayuntamiento hispalense al considerar que este nuevo ordenamiento de la actividad empresarial e industrial no ha contado con "los muchos años de experiencia como profesionales" de "las fuerzas vivas" de la ciudad y que "complica" los procedimientos administrativos en lugar de simplificarlos, apuntó Antonio Galadí, presidente de la CES.

El presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla, Ángel Díaz del Río, y el presidente del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, José Antonio Solís Burgos, advirtieron en su comparecencia después de presentar el documento de las alegaciones en un archivo municipal, de que el Ayuntamiento hispalense demora hasta "dos o tres años" la resolución de las solicitudes de licencia de apertura, lo que según reconocieron, obliga a los negocios a funcionar con sólo la solicitud de la licencia, porque la espera supone la "ruina". Por ello, entre las medidas solicitadas, incluyeron el "silencio administrativo positivo" para evitar que se cargue con un mayor gasto a los emprendedores.

Entre otro de los contenidos del decálogo de propuestas para modificar la normativa que regula la concesión de las licencias de apertura de negocios y establecimientos destacaron la creación de un comité técnico asesor que incorpore la opinión de los colegios profesionales y de las asociaciones de empresarios. "Ahora mismo sólo toman las decisiones las administraciones. Lo que queremos es buscar el encaje legal en la ordenanza de la posibilidad de dar interpretaciones viables que aseguren los intereses de todas las partes", explicó Díaz del Río.

Para los empresarios y profesionales, se está "cayendo en una incongruencia legislativa por prácticas funcionariales que pertenecen casi al siglo XIX, más cuando se atiende a las nuevas leyes europeas o españolas como la Ley Ómnibus", afirmó Francisco José Reyna, presidente del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales. Antes, el presidente del Colegio Oficial de Arquitectos solicitó que se ponga en marcha una "ventanilla única". "Queremos trámites claros, inequívocos, transparentes y proporcionados", concluyó Ángel Díaz del Río.

Sin embargo, en el texto de la ordenanza se establece un plazo de tres meses para la concesión de una licencia de apertura inicial que permite comenzar con los trámites para obtener la definitiva, un periodo que se fija en seis meses para aportar la documentación técnica requerida. Una vez que ésta llega y es revisada, la Administración inspeccionará el negocio antes de conceder la licencia final, para la que no se establece un tiempo claro.

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, señaló ayer que con la nueva ordenanza permitirá que el 70% de los negocios inicie su actividad de forma inmediata.

  • 1