lunes, 26 octubre 2020
04:47
, última actualización
Deportes

Y pese a todo, tres puntos a la mochila

El Sevilla superó a un correoso Getafe en la jornada inaugural. Sufrió tras el gol de Alexis, pero pudo hacerse con la victoria.

el 18 ago 2012 / 21:53 h.

Un verano de lo más movido en cuestiones sociales y deportivas ha dado paso -tan temprano pero por fin- a la competición. Mes y medio de preparación para no tener lastre desde el minuto uno y el Sevilla cumplió y ganó los tres puntos ante uno de esos equipos que te pueden amargar la existencia.

Los azulones amenazaron, pero los de Míchel impusieron su calidad y en dos zarpazos -y más de media docena de ocasiones- se hizo con una victoria que debe ayudar a que el sevillismo recupere esa confianza que se extinguió años ha.

No en vano, y pese a que muchos hayan deambulado por el césped durante algunas épocas de su estancia en el Sevilla, lo cierto es que al equipo no le faltan argumentos para aspirar a estar entre los primeros de una Liga cada vez más devaluada. Monchi ha gastado, de momento, más que dieciocho equipos de la competición y ha reforzado áreas que estaban cojas o muy cojas.

A priori, el equipo está muy mejorado. Ayer, el once inicial estaba plagado de internacionales. Los cinco españoles han vestido la ‘roja'. Navas y Negredo siguen contando mientras que Diego López, Fernando Navarro y Reyes fueron fijos en su momento. Spahic es el capitán de Bosnia y Fazio se enfundó la albiceleste; Medel es tan imprescindible en Chile como en el Sevilla, Rakitic siempre participa con Croacia y, por último, Trochowski también ha jugado con la cotizada camiseta de Alemania en la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010. Sólo Cicinho no ha sido internacional por su país en una posición vetada otrora por Maicon y ahora por Dani Alves. Casi nada.

Más allá de lo que ocurrió sobre el césped, urge recuperar lo que siempre ha pasado en la grada. Que el Sánchez-Pizjuán se parezca más al Coliseum Alfonso Pérez en cuestión de ambiente que al propio Sánchez-Pizjuán sólo tiene un perjudicado: el Sevilla.

Para que vuelva la magia a Nervión hay que aunarse para dejar a un lado los egos, expulsar como sea a los violentos, cuidar de la imagen del sevillismo y dejarse la garganta por el bien del equipo. Ojalá en la visita del Real Madrid la hinchada vuelva a unirse, porque sin ella sí que es imposible ganar al mastodonte.

  • 1