domingo, 29 marzo 2020
21:47
, última actualización
Local

Zoido promete una rebaja inmediata y generalizada de impuestos locales

El alcalde anuncia bajadas sin concretar en el IBI, el impuesto de construcción y el IAE para el próximo año. Notifica que la autorización para la implantación de la Zona Franca en la ciudad llegará a final de este mes.

el 19 jul 2013 / 13:29 h.

TAGS:

  • Danos tu opinión sobre esta noticia en nuestra página de Facebook.
33 El alcalde, Juan IgnacioZoido, y el portavoz del PP, Juan Bueno, durante la celebración del debate. / J. M. Paisano (Atese) 33 El alcalde, Juan IgnacioZoido, y el portavoz del PP, Juan Bueno, durante la celebración del debate. / J. M. Paisano (Atese) Todos los impuestos locales, salvo el sello del coche, experimentarán una bajada con vistas a 2014. Con esa promesa se destapó ayer el alcalde, JuanIgnacioZoido, para cerrar el Debate del Estado de la Ciudad, cuyo cometido, el de analizar la gestión del Gobierno local, quedó eclipsado por un anuncio que repercute directamente en el bolsillo de los sevillanos. No hay concreción de hasta cuánto se rebajará la presión fiscal, que se concretará cuando se presenten las ordenanzas fiscales, pero sí señalan cuáles se tocarán. El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que en en 2012 experimentó una subida del 10 % por decreto del Gobierno Central, será uno de ellos, al igual que el Impuesto de Construcciones (ICIO), que en los últimos años ha padecido una caída drástica de los ingresos por mor de la crisis.También se retocará a la baja el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y el impuesto de Plusvalía, mientras que sólo quedará uno sin tocar: el del sello del coche, cuya cuota se congelará. La promesa de Zoido marca distancias con la política emprendida, por ejemplo, por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que sí apuesta por mantener la subida temporal de tipos del IRPF, que se aplicó en diciembtre de 2011 y se ha perpetuado, como mínimo, hasta el año 2015. El alcalde, en cambio, dibuja un cambio de rumbo en el Ayuntamiento hispalense más de dos años después –la bajada de impuestos fue un compromiso electoral en 2011 y se ha demorado a 2014– sustentado en dos máximas. La primera se ciñe a parámetros económicos, enarbolando que se “ha estabilidado el presupuesto” y “se ha controlado el déficit público” del Consistorio, atribuyendo ese mérito en exclusiva al Plan de Ajuste. La segunda se basa en fijar prioridades. Hasta ahora, estaba en el pago a los bancos y así lo fijaba, precisamente, el propio Plan de Ajuste. Pero Zoido cambió ayer esa obligación de destinar el superávit a amortizar la deuda municipal a los bancos y no lo ejecutará “más allá de lo que dice la ley”. “Ese dinero es más necesario para las familias y los emprendedores que a los bancos”, defendió Zoido, que se marca con este viraje en su política económica que Sevilla se sitúe en “la media de la presión fiscal de las ciudades españolas”. Una afirmación que no desvela si será más o menos acentuada tal bajada en los tributos. Este compromiso viene acompañado de otras medidas rescatadas del frustrado Pacto por el Empleo que intentaron llevar a cabo Gobierno y oposición a principios de año: la propuesta socialista de concesión de bonificaciones en el ICIO y el IAE para las empresas sevillanas que generen empleo. Tras esta rebaja en los tributos, Zoido renovó su agenda de prioridades, donde no faltaron reediciones de compromisos del pasado Debate del Estado de la Ciudad que, un año después, no han fructificado. Y, a diferencia de hace un año, marca incluso fechas para su puesta en marcha. El más inminente para este mes de julio. “Este mes de julio Sevilla va a contar con la primera Zona Franca fluvial que haya en España”, manifestó, anunciando así que el Ministerio de Hacienda va a tramitar finalmente la petición que se remitió a principios de mandato. También pone fecha concreta a un avance más en la rehabilitación de viviendas en Los Pajaritos, con la adjudicación de las obras del edificio puente a una nueva empresa –la anterior se presentó en concurso de acreedores– para que culmine una construcción“que está en el 95% de ejecución” y que espera que esté finalizada “en septiembre” para iniciar el realojo de las primeras 96 familias y, por lo tanto, proceder al derribo de los primeros edificios en la barriada. La Ciudad de la Justicia figura también en esa agenda de prioridades, aunque con un trámite que puede derivar en la enésima colisión entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla. El alcalde anunció que Urbanismo ha finalizado su estudio para acotar una parcela para la nueva sede judicial de 220.000 metros cuadrados.Pero, para ello, harán falta dos pasos previos: que la Junta ceda unos terrenos de su propiedad y la posible modificación del PGOU. “Ahora debe ser la Junta la que decida si quiere el proyecto en Los Gordales o en el Prado”, señaló. Herencia //  El aumento de ayudas sociales, la puesta en marcha de un nuevo proyecto para crear empleo “que se dará a conocer la próxima semana”, el desarrollo del convenio de apoyo a emprendedores que se firmó hace un mes con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, completan las apuestas de un alcalde que previamente había hecho un balance de gestión positivo no sin hacer alusiones a la etapa anterior, como ya hiciera hace un año y es eje del discurso del PP. “Con la herencia recibida es imposible construir la Sevilla que queremos en dos años”, se escudó Zoido que sí que hizo un compendio con sus principales hitos, que partían de la base de haber cumplido más del 60 % de lo prometido –algo que cuestionan tanto en el PSOE como en IU, cuyo cálculo se aproxima al 30%–. Así, comenzó defendiendo que su gobierno “ha sabido gestionar la herencia recibida” con“austeridad”. En materia económica, ni una palabra del plan de empleo prometido hace un año y sí en las escasas competencias municipales. No dudó en atribuir a Urbanismo la labor de “motor de empleo” con la captación de inversores y su papel en el arreglo de calles y polígonos. Hasta incluyó como proyectos la continuidad de acciones antiguas como el bonobús solidario. Su balance estuvo trufado de cifras, sacadas del informe de mandato que presentó en mayo y donde se enumeran las multas al botellón, los gorrillas, la venta ambulante o la prostitución, el auge del turismo de congresos y cruceros, la bajada de la deuda en empresas municipales y hasta el realojo de familias del Vacie. No hubo autocríticas. En el saco de cuentas pendientes, lo solventó con una frase: “Lo mejor está por llegar y está más cerca de lo que todo el mundo pueda pensar”.

  • 1