jueves, 05 agosto 2021
11:20
, última actualización
La vida del revés

Los niños andaluces son de los más pobres de España

Image
09 jul 2021 / 12:49 h - Actualizado: 09 jul 2021 / 12:55 h.
"Opinión","La vida del revés","Pobreza"
  • Los niños andaluces son de los más pobres de España

La cosa no es una broma. Uno de cada cuatro menores de 18 años en Andalucía se encuentra en riesgo de pobreza o vive en un hogar en el que se ingresa una cantidad menor que el umbral de pobreza en Andalucía. Dicho de otro modo, de los 366.437 chicos y chicas andaluces menores de 18 años, el 23 por ciento, están a punto de ser pobres o lo son. Se dice pronto aunque el dato es de una gravedad pasmosa. Si el hogar en el que residen estos niños es monoparental, ese 23 se convierte en un 56 por ciento. Según el Instituto Nacional de Estadística, Andalucía, Extremadura y Ceuta, son las comunidades que acumulan peores datos de todas las de España.

Este no es el único problema que soportan los niños andaluces puesto que su salud mental está en peligro en un porcentaje preocupante o la educación que reciben es de difícil acceso para muchos de ellos o el fracaso escolar se convierte en un hecho la mayor parte de las ocasiones. Sin embargo, el problema de la pobreza infantil es el más grueso, el que más daño puede llegar a hacer en un futuro muy próximo. Sin erradicar este, el resto de asuntos no podrán jamás desaparecer. La pobreza en la raíz de todos los problemas.

Todo se ha agravado en los últimos 18 meses a causa de la pandemia. El virus ha destrozado la forma de vivir de todos y ha fulminado las posibilidades de recuperación de los más vulnerables. Si nacer pobre siempre ha sido un problema enorme para las personas que suelen no poder progresar a lo largo de su vida, hoy, nacer pobre es una condena perpetua que impide a los más pobres subir un solo escalón social o económico. No hace falta recordar que ante esta solución y la necesidad de comer, beber y tener una cama para dormir, el robo, el consumo y tráfico de drogas y todo tipo de delitos, son las salidas que más eligen los niños pensando que no hay otra solución.

El gran problema de esto es que tenemos abandonadas a las clases más desfavorecidas. La sociedad actual ha creído que la caridad (un kilo que arroz por aquí y ayudar en un comedor social limpiando platos por allá) es suficiente para acabar con el problema. Falso totalmente. Es cierto que cualquier ayuda es maravillosa aunque son las Administraciones públicas las que tienen que encontrar soluciones porque la sociedad civil ya ha llegado a su límite y no es suficiente.

Mientras una parte de nuestros jóvenes y niños sigan condenados a ser pobres y abocados a delinquir o malvivir sin solución, la sociedad deberá estar avergonzada constantemente. Un país como España no puede permitirse el lujo de manejar estos datos (ofrecidos por el Defensor de Menor de Andalucía, Jesús Maeztu, a la presidenta del Parlamento Andaluz).

¿No ha llegado ya el momento de ser solidarios y empáticos? Si nos pidieran un euro al mes a cada uno de nosotros y lo utilizasen como es debido ¿pondrían ustedes pegas para entregarlo? Pues que lo pidan y se pongan manos a la obra porque para eso cobran un sueldo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla