La Gazapera

¿Y el Princesa de Asturias para el señor Sanlúcar?

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
06 may 2022 / 07:59 h - Actualizado: 06 may 2022 / 08:01 h.
"La Gazapera"
  • ¿Y el Princesa de Asturias para el señor Sanlúcar?

No es que Carmen Linares y María Pagés no sean merecedoras del Premio Princesa de Asturias, pero le tocaba a Manolo Sanlúcar, que, por cierto, a la misma hora que supimos esta importante noticia, el genio sanluqueño de la música andaluza estaba en un quirófano para una delicada operación. Si la organización de estos importantes galardones tarda otros dieciocho años en acordarse de nuevo de la música más importante de España, el flamenco, don Manuel Muñoz Alcón se irá probablemente sin él a la tumba. No es que este galardón lo fuera a hacer más importante, de habérselo dado hoy, pero si se le dio a Paco de Lucía, Manolo no es menos importante que el maestro de Algeciras, gustos al margen. En el jurado que ha premiado a Carmen Linares y María Jesús Pagés no había ni un entendido en flamenco. Tampoco es que haya que ser un reputado flamencólogo para premiar a dos figuras muy conocidas, pero es significativo el hecho de que siendo el flamenco una música verdaderamente española, que nos representa en el mundo entero desde hace casi dos siglos, en el jurado de estos premios no estuviera al menos un experto como José Luis Ortiz Nuevo o Faustino Núñez, por citar solo a dos de los más conocidos. Conste que me parece muy importante que le den espacio al flamenco en estos premios, aunque tardaron demasiado. Concretamente, veintitrés años ignorando en unos premios españoles a un arte grandioso que tanto nos da. Artistas de fama mundial, del cante, el toque y el baile se fueron a la tumba sin ser reconocidos a este nivel. Grandes profesionales del arte como Antonio Mairena, Antonio el Bailarín, Juan Valderrama, Pilar López, Sabicas, la Niña de la Puebla, la Paquera de Jerez, Enrique Morente, Camarón o Antonio Gades. En cuarenta años, solo dos veces ha merecido el flamenco ser reconocido en estos premios. Son pocas, pero teniendo en cuenta la importancia mundial que tienen, y los premiados, es un verdadero honor para el flamenco que este año hayan sido reconocidas las carreras artísticas de dos damas de nuestro arte, una cantaora y una bailaora. Celebramos, pues, los premios, dos más para el zurrón de un arte tan escasamente reconocido a veces en nuestro propio país. Por fortuna, esto parece que va cambiando. Felicidades a las premiadas.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla