sábado, 27 noviembre 2021
04:00
, última actualización
Ecoperiodismo

La revolución ‘Bio’ llega a Sevilla

Del 22 al 24 de marzo se celebrará en Sevilla Biocultura, la mayor oferta del mercado ecológico español. La alimentación ecológica está en plena expansión como revelan los datos

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
17 feb 2019 / 07:30 h - Actualizado: 17 feb 2019 / 07:30 h.
"Ecoperiodismo","Producción ecológica"
  • Imagen de archivo de la feria BioCultura. / EFE
    Imagen de archivo de la feria BioCultura. / EFE

El mercado ecológico en España está en uno de sus mejores momentos. El trabajo apasionado de una minoría concienciada desde la década de 1980 ha empezado a dar sus frutos. También porque cada vez más personas corroboran la relación que existe entre alimentación y salud o enfermedad. Gastar lo necesario en alimentarse bien es una buena inversión que puede hacerse desde la economía familiar. Detrás de la alimentación ecológica hay mucho más que una opción alimentaria: la lucha contra la crisis climática, el combate contra los grandes monopolios agroalimentarios, la guerra a los pesticidas que nos envenenan poco a poco...

Del 22 al 24 de marzo 2019 se va a celebrar en FIBES, BioCultura Sevilla, la Feria de Productos Ecológicos y Consumo Responsable. BioCultura lleva celebrándose en Madrid desde hace 34 años, 25 en Barcelona, 6 en Valencia y 5 en Bilbao. La Asociación Vida Sana, entidad sin fines lucrativos es la responsable de la organización de este certamen sobre productos bio, cuyos principales sectores son la alimentación ecológica, los productos para la higiene y la cosmética con ingredientes certificados, el textil orgánico, los eco-materiales, la ecología, el medio ambiente, y en definitiva todos los hábitos de estilo de vida saludables. “BioCultura llega a Andalucía para aumentar el consumo interno en este momento dulce para el sector bio en toda España”, dicen desde la organización “porque el sector bio es en estos momentos el más pujante, dinámico y creativo de buena parte de la economía española y, especialmente, del sector agroalimentario”, recalcan. En efecto, mientras los sectores convencionales no acaban de salir de la crisis, este sector representa futuro, esperanza y un reparto justo de la riqueza generada. Los grandes cambios en la mentalidad conllevan también grandes cambios en los hábitos de consumo: Cada vez hay más personas que prefieren otras formas de economía, de producción, más conscientes y más responsables.

Todo indica que el sector orgánico va a seguir creciendo en los próximos años. Los últimos informes oficiales en torno al sector de la alimentación bio, auguran que este mercado va a experimentar de un crecimiento de dos dígitos anual. Según estas fuentes, durante el año pasado los consumidores españoles gastaron cada día 5 millones de euros en alimentación ecológica. El gasto anual per cápita se ha duplicado en cuatro años, y ahora son ya 42 euros por persona y año. Así, son ya 2 de cada 100 euros de nuestra cesta de la compra. Hemos entrado en el ‘Top Ten’ del consumo mundial de productos orgánicos. Hasta ahora, éramos sólo productores.

También va cambiando el perfil de consumidor ecológico (hasta hace poco anclado en consumidor de entre 35-50 años); los millennials (consumidores con menos de 35 años) ganan terreno y son ya aproximadamente el 30% de los consumidores de productos ecológicos. Estos millennials cambian drásticamente sus hábitos de consumo hacia la ecología cuando se convierten en padres/madres, como indican todos los estudios.

La incorporación de líneas de productos ecológicos en grandes multinacionales alimentarias va a ser una constante en los próximos años. De hecho, los alimentos bio ya están, en mayor o menor medida, en muchos lineales de grandes superficies. Se habla ya de que en los próximos 10-15 años en Europa el consumidor sólo va a demandar fruta y verdura que sea ecológica. España exporta gran parte de su producción ecológica. Pero también hay que destacar que la mayor parte de esta producción se consume en el propio país: aumenta el consumo nacional y específicamente el comercio más local y cercano.

Dentro del sector, algunas tendencias sacan músculo. es el caso de las tendencias ovolacteovegetarianas y veganas. Así como los superalimentos, los fermentados y los productos “sin” (sin lactosa, sin gluten, sin azúcares añadidos), habida cuenta de las alergias e intolerancias que han creado, en gran medida, las formas de producción industrializadas. Otro subsector que gana peso es el de la cosmética ecológica certificada y los productos de limpieza y de higiene bio. Los productos convencionales provocan daños sanitarios y medioambientales de notable envergadura.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla