Toros

El toreo despidió a Jaime Ostos en el ruedo de la Maestranza

La urna de los restos mortales del bravo matador ecijano fue paseada por el anillo del coso del Baratillo en un emocionante acto al que siguió el funeral de la capilla del Baratillo

21 ene 2022 / 18:56 h - Actualizado: 21 ene 2022 / 19:05 h.
"Toros"
  • Familiares y amigos del matador de toros Jaime Ostos, fallecido el pasado 8 de enero en Colombia, portan las cenizas del diestro durante la vuelta al ruedo póstuma esta tarde en la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. EFE/Julio Muñoz
    Familiares y amigos del matador de toros Jaime Ostos, fallecido el pasado 8 de enero en Colombia, portan las cenizas del diestro durante la vuelta al ruedo póstuma esta tarde en la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. EFE/Julio Muñoz

TAGS:

Prácticamente era la hora de los toros pero el sol invernal robaba la tibieza de la primavera. La familia taurina de Sevilla había acudido a la plaza de la Maestranza para despedir al valiente diestro de Écija en la misma arena que había pisado vestido de luces y delante de los toros. La última vez que Jaime Ostos había hecho el paseíllo en el ruedo sevillano había sido el 25 de abril de 1980, alternando con Paquirri y Ángel Teruel. Ninguno puede ya contarlo. Ahora volvía a esa misma arena, 42 años después y reducido a cenizas. La muerte le había encontrado –con nueve décadas cumplidas de una vida muy vivida- en tierras colombianas, pasando unos días de asueto con los suyos.

El toreo despidió a Jaime Ostos en el ruedo de la Maestranza
La viuda del matador de toros Jaime Ostos, María de los Ángeles Grajal (c), junto a familiares y amigos. EFE/Julio Muñoz

Esa postrera vuelta al ruedo tenía un matiz especial, rabiosamente taurino. La familia había tenido el sentido y la sensibilidad de convocar a los descendientes de la gran cuadrilla del Corazón de León ecijano, su otra familia. Hablamos de unos hombres irrepetibles que, de una u otra forma, también marcaron su carrera: El Vito, Luis González, Pepe Blanco y los picadores Curro Toro y Cipriano Velázquez... La urna, portada por la hija del torero, Gabriela Ostos, había accedido al ruedo de la plaza de la Maestranza por la puerta de cuadrillas, franqueada por Luis Manuel Halcón, diputado de plaza en la junta del gobierno del cuerpo nobiliario. Se iniciaba así una lenta vuelta al ruedo que colmó por completo el anillo del coso del Baratillo en medio de un impresionante silencio. Finalizada la vuelta, la hija del diestro fallecido tuvo palabras de agradecimiento para los presentes antes de que el cortejo saliera por la Puerta del Príncipe acompañando las cenizas en medio de una fuerte ovación y la emoción de los presentes.

El toreo despidió a Jaime Ostos en el ruedo de la Maestranza
Imagen de los familiares dentro del ruedo de la Maestranza. EFE/Julio Muñoz

En el exterior esperaba, formada, la banda de música del Carmen de Mairena del Alcor. Tocaba el pasodoble ‘Suspiros de España’ que fue seguido de la Marcha Real cuando los restos de Jaime Ostos traspasaron el arco de piedra, esa puerta con la que sueñan todos los toreros y se mira en el Guadalquivir. La viuda del matador, María Ángeles Grajal, no se separó ni un momento de las cenizas de su marido arropada siempre por su hijo Jacobo que portaba, doblado, un capote de paseo de su padre bordado con la Virgen del Pilar de especial sentido taurino, vital y familiar. Hay que recordar que Jaime Ostos luchó entre la vida y la muerte en el verano de 1963 en una clínica zaragozana después de recibir una cornada de extrema gravedad en la plaza de Tarazona de Aragón. Es el origen de la devoción por la Virgen del Pilar, bordada en ese capote que sirvió para abrigar a su hijo Jaime durante su bautizo en la Basilica de la Pilarica, el 6 de octubre de 1964.

El toreo despidió a Jaime Ostos en el ruedo de la Maestranza
Las cenizas del diestro durante la vuelta al ruedo póstuma. EFE/Julio Muñoz

Pero la representación del planeta taurino fue mucho más numerosa. Los matadores de toros Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, José Antonio y Tomás Campuzano, Pablo Aguado, José Luis Capillé o Rafael González ‘Chiquilín’, además del banderillero Luis Arenas o el empresario José María Garzón se mezclaban con otros rostros conocidos como el de Olivia de Borbón, el restaurador Lucio y toda la familia del matador fallecido. Se podían contar otros muchos rostros conocidos: el poeta y empresario Rafael Peralta Revuelta o el hombre de confianza de Morante, Pedro Marques, que acompañaba a la propia esposa del diestro de La Puebla, Elisabeth Garrido. La cuota ecijana la formaban, entre otros, El Pirula, el ganadero Salvador Martín o el popular aficionado Fernando Atenciano. Pero, en definitiva, se trataba de un homenaje de los toreros a un torero. “Teníamos que estar aquí; todos los toreros, todo el toreo en general, todos los amigos y todos los que tuvimos la oportunidad de conocerle”, explicaba el propio Espartaco que había sido el torero más madrugador en llegar a los aledaños de la plaza de toros.

El toreo despidió a Jaime Ostos en el ruedo de la Maestranza
Otra toma del acto en la Maestranza. EFE/Julio Muñoz

El colofón de la jornada es la misa que se habrá celebrado a últimas horas de la tarde de este viernes en la vecina capilla de la Hermandad del Baratillo, tan taurina. Los restos serían depositados a las plantas de la Virgen de la Piedad antes de iniciar su último viaje. La familia deseaba honrar su memoria con un funeral que no será el último. Este mismo sábado aún recibirá unas últimas honras fúnebres en la parroquia de Santiago de Écija, su localidad natal. Sus cenizas quedarán depositadas provisionalmente en un columbario del mismo templo. Descanse en paz.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla